52 Comentarios

  1. pizpireta sinalas
    1 mayo, 2015 @ 17:46

    Jajajajajajaja tienes q apreciar mucho a tu jefe!! Ehhh .. Q buenos ratos te hace pasar!! Jajajajaja .. Y de paso , nos haces pasar.
    Rebundancias mías ! Jajaja
    Bss

    Responder

  2. Carlos Girón
    1 mayo, 2015 @ 18:00

    Pero qué diversión, como de costumbre. Claro que da un poco de pena que sea a costa de unos cuantos enojos tuyos. Aunque saber que te quedas mejor después de soltar esas frases alivia un poco la conciencia. Lo único que queda decir es: ¡qué santa paciencia tienes! Ah, y que tienen la orientación en el culo y normalmente no será en el propio jajaja. ¡Un abrazo fuerte!

    Responder

  3. Consciencia y Vida Magazine
    1 mayo, 2015 @ 18:54

    ¡¡Qué jefazo tan imbécil XD!! Leyéndote se nos ponen los pelos de punta…¡¡qué sobresaltos!! ¡¡cuánta paciencia y dedicación para sobrevivir en esa "jungla de cristal"… sin balas pero con peligro de infarto.
    Sobre cambio de neumáticos no tenemos ni idea, hacemos igual que tú, coger el móvil y llamar al seguro inmediatamente o si hay algún acompañante pedirle ayuda. También preferimos que el vehículo esté revisado por su concesionario oficial, nada de chapuzas. Y el récord para aparcar no podemos calcularlo porque nos pasa igual que a ti, así que al final al parking. Un gusto leerte como siempre. Besotesss superwoman y a disfrutar con el puente.

    Responder

  4. Erika Martin
    1 mayo, 2015 @ 19:30

    estresantes momentos diría yo, Pizpireta, aunque luego nos echamos todos unas risas en este blog jejeje
    Besos y mil gracias por compartir 😉

    Responder

  5. Erika Martin
    1 mayo, 2015 @ 19:33

    jajaja sí, hoy hice terapia con el post, Carlos.
    Tengo más paciencia que el Santo Job aunque he tenido algún jefe que me ha recriminado que no aguanto la presión ¿tu te crees? es alucinante jajaj especialmente cuando tienen prisa por llegar a algún sitio y se desorientan 😉
    Un abrazo muy fuerte y muy buen fin de semana

    Responder

  6. Erika Martin
    1 mayo, 2015 @ 19:37

    Intuyo que tu tampoco te manchas la ropa de grasa cambiando los neumáticos y que temes por tu manicura jajaja Lo mejor es llamar al seguro y que se encarguen del coche y de paso que te den uno de sustitución si la cosa es grave 😉
    En cuanto al parking, te gastas un pasta pero te ahorras la biodramina por mareos jaja
    Muchos besos y a disfrutar el puente

    Responder

  7. Marigem Saldelapuro
    1 mayo, 2015 @ 20:46

    Jejejeje, el toque dramático con amenaza de no renovación de renting o póliza me encanta!!!!
    Y de Paco, el director comercial ya ni hablamos,jejejeje.
    Un besito.

    Responder

  8. Humoreo Luego Río
    1 mayo, 2015 @ 23:37

    Te sabes todos y cada uno de los trucos, para conseguir lo que quieres de cada uno de los que tratan contigo. Ese toque de drama, que le das al hablar con el de renting, es genial!!!
    "Como no manden un mecánico pronto y lo arreglen, yo me voy al paro y Ustedes pierden el contrato de renting." ¡¡¡Que chantajista!!!
    ¡¡¡Me encantan tus historias!!! Dominas a la perfección, todo tu papel de secretaria de dirección.
    ¡¡¡Te felicito, es súper divertida esta historia!!!

    Responder

  9. Erika Martin
    2 mayo, 2015 @ 06:52

    Para que luego digan que las secretarias no negociamos jejeje esa técnica nunca falla.
    Paco es el típico pedante. Eso de "imbecil" se lo he dicho a él en su cara muchas veces, es que no le soporto. De hecho, es uno de los personajes más odiados de la empresa.
    Un beso

    Responder

  10. Erika Martin
    2 mayo, 2015 @ 06:57

    No solo uso esa técnica dramática con los del seguro. Tambien cuando necesito una habitación de hotel y no hay disponibilidad en Madrid por algún congreso o feria: "o me buscas habitación para el Presidente del Grupo o pierdes el acuerdo de colaboración y no volvemos a hacer una reserva, entre otras cosas porque estaré en el paro"
    Gracias, Juan Carlos. Me alegro de que te hayan gustado las anécdotas de este post.
    Muy buen fin de semana

    Responder

  11. Manu cueva
    2 mayo, 2015 @ 08:42

    Relatas como nadie un mundo desconocido para muchos como los que somos peones rasos y no por falta de estudios si no por la suerte de la vida… Erika no dejes de escribir que lo haces muy bien menudos directivos mimados.

    Responder

  12. Daniel Madrid
    2 mayo, 2015 @ 11:02

    jajajajaja divertidísima tu historia como siempre Erika!! ahora ya en serrio, para cuándo el libro? yo como estoy en Londres lo compraré por Amazon 😉 feliz finde guapa!

    Responder

  13. Juanan G.C.
    2 mayo, 2015 @ 11:17

    Hola Erika, más que su asistente pareces su madre, jajajaja. Imagino que si el tipo actúa así es porque está acostumbrado a que se lo den todo hecho. Menos más que no te llama cuando va al baño, es de las pocas cosas que debe hacer solo (que sepamos).
    Por cierto ¿no habéis pensado ponerle un chófer?, eliminaría un montón de marrones.
    Aunque yo creo que en el fondo te encanta este rollo, saber que lo tienes en la palma de tu mano y que de tí depende de que llegue a tiempo. Ese poder debe dar bastante subidón. 🙂
    Desde luego, una cosa está clara, en el trabajo no te aburres. jajaja.
    Buen finde.
    Un abrazo!!!

    Responder

  14. Cindy Groulx
    2 mayo, 2015 @ 14:50

    Recibe las jefe un triciclo. {:o)
    Tener una hermosa hermana fin de semana
    gracias por esta historia Erika

    Responder

  15. Mirta Cristina
    2 mayo, 2015 @ 16:46

    Desopilante historia!! Creo que si te pones a escribir un drama, igual me reiría!! Tu jefe es el hijo del patrón?La próxima salida solo, sácale la batería del móvil! Que tengas un fin de semana soleado para
    recargar las energías!! Besazo

    Responder

  16. Erika Martin
    2 mayo, 2015 @ 18:30

    Ya, Juanan, a veces parecemos madre e hijo y otras un matrimonio de esos que no se soportan, no se hablan … Afortunadamente no me ha llamado nunca desde el baño jajaja mira que si tuviera que ir a bajarle la bragueta ¡puuaaj!
    El chofer solo se lo pillo cuando está en Sudáfrica, Israel o Turquía. Sobre todo por cuestiones de seguridad pero también para que no me llame, que en Israel tienen un idioma que parecen jeroglíficos
    La verdad que tener ese poder da subidón jejeje un día podría decirle con mis dotes negociadoras "o me subes el sueldo o terminas en China" ¿te imaginas?
    Con tanta llamadita no me da tiempo a aburrirme, que algunos días ya me gustaría hacer el vago en la oficina.
    Muy buen finde y un abrazo fuerte!!

    Responder

  17. Erika Martin
    2 mayo, 2015 @ 18:32

    jajaja un triciclo ¡fantástico! así hace deporte mientras llega a los sitios jejeje
    Que tengas un fin de semana maravilloso, hermanita. Un besazo, Cindy

    Responder

  18. Erika Martin
    2 mayo, 2015 @ 18:35

    No, no, no es hijo del dueño de la empresa pero a veces tiene la misma tontuna en la cabeza que si lo fuera de verdad.
    Que super ideaza me has dado, Mirta, quitarle la batería del móvil … ¡brillante! jajaj
    Por aquí luce el sol y por fin hace calorcito primaveral 🙂 Espero que por allí tambien y que estés disfrutando tanto el finde como yo.
    Besazos

    Responder

  19. Erika Martin
    2 mayo, 2015 @ 21:42

    Hola Daniel, que no me olvido del libro, de verdad jaja es que no me llega el tiempo. Creo que lo voy a dejar para el verano cuando tenga vacaciones en la oficina y me pueda dedicar a esto full time. Incluiré las entradas más visitadas aunque estoy pensando hacer un encuesta también para que elijáis vosotros las historias que más os han gustado.
    Por supuesto, estará en Amazon 😉
    Un besazo!

    Responder

  20. Erika Martin
    2 mayo, 2015 @ 21:46

    Hola Manu,
    parece que el mundo de la alta dirección es muy lejano y que están muy altos. Bueno están arriba en el organigrama pero al final lo que no hay que olvidar es que son personas, como tu y yo, quizás con más poder y más dinero aunque no siempre con más inteligencia 😉
    Muchas gracias, me motivas con tus palabras.
    Un abrazo

    Responder

  21. Jordi Luna
    3 mayo, 2015 @ 04:51

    Hola Erika, llego tarde… Es que me he pérdido y por no preguntar… Lo reconozco, no preguntamos. Los chicos no paramos a preguntar por que si bajas la ventanilla, viene un loco con una katana y te corta las orejas. Ja ja… Que suerte tiene tu jefe, como han dicho por aquí antes, pareces su madre. Y Que fuerte hacerte ir al aeropuerto, para aparcar el coche… Lo mato. Aire fresco!!! Como de costumbre nos haces pasar un rato divertido con una historia muy bien relatada, no se te acaban las ideas… Si algun dia te vas de la empresa, a tu jefe lo encuentran acurrucado y llorando por alguna esquina de Madrid, como un perrito abandonado.
    Besos y feliz domingo!!!

    Responder

  22. Erika Martin
    3 mayo, 2015 @ 07:47

    Hola Jordi,
    ¿un loco con una katana? ostras, ahora entiendo muchas cosas. Gracias por desvelarme el misterio de por qué los chicos no preguntáis nunca jajajaja. Aquel día del parking del aeropuerto y la formula 1 con el taxista, no me digas que no es para matarle.
    Soy como su madre aunque él se crea un chico autosuficiente. Solo se dará cuenta de que no lo es, el día que me vaya de la empresa y él termine llorando en una esquina como un perrillo. Jajaj me parto con la comparativa.
    Que tengas muy buen domingo, besos

    PD no pude dejarte comentario en el post de la cuerda por problemas técnicos. Ese día me pasó con más blogs. Pero regresaré y lo dejaré

    Responder

  23. Jesus Ramos
    3 mayo, 2015 @ 14:43

    Hola Erika!!

    Menuda historia con tu jefe… Espero que cuando se largue de vacaciones no tengas que ir tú a pedirle el pescaito frito y bajar a primera hora para plantar la sombrilla en primera línea de meta. XD

    Te doy toda la razón, "¡es pa´matarlo!". Para la próxima vez recuerdale que el plus de Heroína no está en el contrato y que hay que negociarlo, ¡a ver que dice! jijiji

    Las ruedas las cambio yo, eso sí, voy más lento que en la F1. ^_^

    Creo que el grado de tontunez es directamente proporcional al carraco que se lleva. Hace unos años, cuando fuimos un grupo de amigos a Sierra Nevada, comenzando a subir el puerto de montaña, se le ocurrió a una persona soltar la perla de: "¡A ver si nos nieva un poquito!". Recuerdo haber girado el cuello igualito que la niña del exorcista y espetarle: "¿Tú quieres subir andando o qué te pasa?"

    Pues bien, si antes lo dice la criatura, antes empezó la puñetera ventisca a caer de lo lindo. Paramos el coche y sacamos las cadenas. Para no complicarnos las pusimos extendidas en el suelo y pusimos el coche encima. Así evitas líos de "¡Para dónde ca..jo va esto!" ^_^ Y las abrochas arriba y por detrás de la rueda. Luego sólo hay que ajustarlas cada pocos metros para evitar que se enganchen en el eje de la rueda. Lo hicimos fácil y rápido. ¡Toma! ^_^

    Junto a nosotros había una señora toda estirada, con las cadenas en la caja, mirándonos por encima del hombro y con un pedazo de Mercedes impresionante. Me dió por explicarle (ya sabes Erika, el espíritu de ayuda de los montañeros, que brotó), que en su coche las cadenas van en las ruedas posteriores por ser las motrices.

    La tía me miró con aire de superioridad y con un desprecio impresionante soltó: "¡Ps, que sabrás…!" Y se fue a preguntarle a uno con un Audi.

    El tipo del Audi fue genial, lo único que le dijo fue: "Las pone usted en las de atrás como ya le ha indicado el chico del forro polar naranja. Y si me disculpa…" Y siguió poniendo sus cadenas.

    La cara de la tiparraca era un poema.

    Como te puedes imaginar estábamos ya medio montados en el coche y no nos bajamos a ayudarla después de las formas que empleó. Además, que la ventisca que se nos vino encima fue de las que hacen época.

    Pero eso, es ya otra historia… 😉

    ¡Besos!

    Responder

  24. Pedro Fabelo
    3 mayo, 2015 @ 21:50

    Madre mía, Erika. Tener como jefe a un directivo de una multinacional es como sufrir hemorroides en silencio: cada vez que te sientas en tu mesa de trabajo te entran unos dolores que flipas y sientes como algo te arde en salva sea la parte. ¡Tu jefe es como un grano en el culo! Mucho Hermes, mucho Armani, mucho Audi, pero en el fondo es un inútil total. Eso sí, muy listo para algunas cosas, pero mu tonto para otras. Mu pero mu tonto. P.D. Tienes razón, ¡qué bien sienta despotricar de los jefes! Jo, qué a gusto me he quedao. 😛 Un abrazo, Erika. ; )

    Responder

  25. Marisa Doménech
    3 mayo, 2015 @ 22:13

    Hola Erika, tu jefe dirigirá una empresa importante en el sector y todo lo que se quiera, pero si no fuera por tí, se quedaría en pañales. Como diría José Mota, "eres muu tonto", jajaja. Y menuda pieza ese Manolo, el director comercial. Bah, pero tú ni caso y a la tuya, que lo haces muy bien, y si hay que llorarles a los burócratas de turno, pues eso, que lo que importa es saldar la misión. ¡Y vaya misiones que te encomienda tu jefe, ufff. ¡Pero por otra parte, son anécdotas graciosísimas!! Lo que me he reído con las incidencias cuando hace las rutas por carretera o tiene que aparcar…¡Estos directivos finolis, no dan ni una!!!
    ¡Me he reído mucho con esta historia, lo he pasado en grande!!!
    Un beso

    Responder

  26. Mara
    4 mayo, 2015 @ 11:40

    Érika, con el tiempo he aprendido algo de los jefes: cuando tienen a quién preguntar, dejan de pensar por ellos mismos. Es más fácil que otros le digan lo que tienen que hacer.
    ¡Ánimo para todo ese caos! Muy divertida la entrada 🙂

    Responder

  27. Mayte Dalianegra
    4 mayo, 2015 @ 14:08

    Madre mía, Erika, eso sí que es ser secretaria para todo, no, sin con unas cuantas como tú igual se arregla hasta la crisis económica, jeje, porque sois un baúl de sapiencia y de sorpresas, jajaja. Y ahora a pedir aumento de sueldo, no podría ser menos después de todo lo que haces por el jefazo.
    Comparto, preciosa, y te dejo un besote bien gordo, muackssssssssssssssssssss y feliz tarde:-))

    Responder

  28. Erika Martin
    4 mayo, 2015 @ 18:16

    Jope, pues ya me gustaría a mí hacer menos cosas para que haya más trabajo para todos, que hay días que llego a casa reventada.
    Muchas gracias, Mayte y muy feliz tarde 🙂

    Responder

  29. Erika Martin
    4 mayo, 2015 @ 18:36

    Hola Mara,
    ¡cuánta razón tienes! siempre lo comparo a antes cuando no existían los móviles y te sabías de memoria todos los teléfonos de todos tus contactos. Ahora como los tenemos grabados en el smartphone ya no hace falta saber nada y buscamos las respuestas en nuestros móviles. En el caso de los directivos se olvidan de esas "pequeñeces de la vida" y dependen de las secretarias.
    Mil gracias por tu tiempo. Un beso

    Responder

  30. Erika Martin
    4 mayo, 2015 @ 18:41

    Hola Marisa,
    te lo podría resumir en una frase "detrás de un gran hombre, hay una gran mujer" jejejeje Calla, no me recuerdes al director comercial, menudas peloteras tengo con él. Gracias por los ánimos porque a veces es como si yo fuera la rara de la oficina por no parecerme normales este tipo de situaciones… menos mal que lo del parking solo me ha pasado una vez y que no se ha convertido en costumbre.
    Es fantástico que te hayas reído. Eso me motiva a seguir escribiendo así.
    Un besazo

    Responder

  31. Erika Martin
    4 mayo, 2015 @ 18:47

    jajajaja no lo podría haber dicho mejor, Pedro, ¡¡¡un grano en el culo!!! claro que eso debe pensar él que soy yo cuando le pongo pegas o protesto con sus "dramas". Si es que le sacas del despacho o de las tiendas de lujo y el pobre se desorienta jaja
    Creo que el niño "espabilao" de tu blog debería pasarse mi oficina y ser becario personal de mi jefe. Seguro que así se le pasa la tontuna.
    Me muero de la risa con tu comentario. Bueno, ya sabes que este es el sitio para despotricar de los jefes y compañeros, así que estás invitado a hacerlo siempre que quieras, que te quedas de un relajado … jajaja
    Un abrazo

    Responder

  32. Erika Martin
    4 mayo, 2015 @ 18:59

    ¡Vaya aventura la tuya con aquella excursión a Sierra Nevada!

    Tu amigo para haberle empujado por un precipicio por gafe. Supongo que ya nunca más le habreis llamado para ir de excursión ¿no?

    Siempre he admirado a la gente que sabe poner cadenas. Es difícil y sacrificado. Tardas más que un día sin pan en ponerlas y cuando lo consigues tienes las manos congeladas y los dedos a punto de amputación por hipotermia.
    Yo me he comprado unas de esas de tela que se ponen a modo de funda. Aun no las he estrenado (y me alegro porque seguro que la cago colocándolas en las ruedas que no son).

    Lo de la señora del Mercedes … ole, ole, ole … que se fastidie por estirada. Mira que no apreciar el espíritu solidario del montañero. Y que grande el tipo del Audi. Oye, quizás era mi jefe que no quería mancharse de grasa y por eso no la ayudó jejeje Seguro que la tía iba en vaqueros con abrigo de piel, ropa ideal para ir a la montaña.

    Me ha encantado tu anécdota, Jesús, me he reído un buen rato. Espero que un día me cuentes lo de la ventisca ¿no os quedaríais incomunicados, no?

    ¡Besos!

    Responder

  33. Carolina
    4 mayo, 2015 @ 19:39

    Hola Erika,
    por lo que comentas, parece que es evidente que tu jefe no cambia una rueda por no ensuciarse el traje. Pero ¿sabes si sabe hacerlo? Lo digo porque hoy por hoy nos hartamos de empollar pero las cuatro cosas básicas manuales no las sabemos hacer. En ocasiones lo comentamos con mis amigas. ¿Por qué en el instituto no nos habrán enseñado a manejar un taladro?
    Un abrazo 🙂

    Responder

  34. Jesus Ramos
    5 mayo, 2015 @ 17:52

    Pues cuando quiera te la cuento. jajajaja No tiene desperdicio!!

    No creo yo que el del Audi fuese tu jefe… el tío estaba hecho todo un brazo de mar con las cadenas. ;p

    ¡Oye tú!, ¿cómo sabes como iba vestida la estirada? ¡¿No estarías por allí escondida, ehn?! ¬ .¬!

    La bocazas fue una amiga y compi de trabajo de mi chica y para más inri, me la habían presentado ese mismo día. >.<!

    ¡¿Incomunicados?! ¡Uy cuando te cuente…! jajajaja

    ¡Besos!

    Responder

  35. Erika Martin
    5 mayo, 2015 @ 17:56

    ¿Qué cómo sé como iba la estirada? jajajaja porque tengo una casa en la sierra de Madrid y siempre aparece alguien con un cochazo en plena ventisca vestido en vaqueros, zapaitllas y si es mujer con abrigo de pieles. jajaja
    Pues no, ese no era mi jefe
    Se lució la compi de trabajo de tu chica, vamos, vamos 😉
    Aiiixx cuenta la historia, Jesús, que estoy en ascuas jajaja

    Responder

  36. Erika Martin
    5 mayo, 2015 @ 17:57

    Hola Carolina,
    pues no sé si sabe hacerlo aunque yo lo doy por supuesto porque él es una apasionado de los coches. Tus amigas y tu tenéis toda la razón. Creo que hubiera sido más útil que nos hubieran enseñado bricolaje y costura a ambos sexos por igual en el instituto que no tanta trigonometría pej.
    Un abrazote

    Responder

  37. Sil
    5 mayo, 2015 @ 20:07

    Hola!
    Descubrí hoy tu blog y ya lo leí todo. Muy bueno!
    Saludos de otra secretaria desde Argentina. 🙂

    Responder

  38. Erika Martin
    5 mayo, 2015 @ 20:11

    Hola Sil, compañera de fatigas laborales, bienvenida al blog 🙂
    Seguro que te has identificado con alguna de las historias que cuento. Te invito y animo a que vuelvas otro día y nos cuentes alguna experiencia que hayas tenido. Por aquí hacemos todos terapia antiestres con nuestras cosas del trabajo jijiji
    Saludos

    Responder

  39. RAQUEL ORTIZ
    6 mayo, 2015 @ 17:51

    Muy divertidas, me he reído un montón, gracias Erika por estas historietas con las que nos arrancas unas risas. Un abrazo.

    Responder

  40. Isidro Cristobal Del Olmo
    6 mayo, 2015 @ 17:51

    genial Erika Martin una buena historia

    Responder

  41. Entre suspiros y un café
    6 mayo, 2015 @ 17:51

    No dejas de sorprenderme con cada nueva historia que publicas… Desde luego, un jefe juega en otra liga, lo de que tuvieras que ir a aparcarle el coche en el parking del aeropuerto me parece surrealista… Lo de perderse y no preguntar les pasa a toooodos los hombres, en ese sentido tu jefe no es especial jeje.

    ¡Buenas noches Erika!

    PD: menudo fin de semana he disfrutado en Madrid. No he cogido ninguna manifestación y hemos aparcado sin problemas (Gran Vía, Bernabéu, Congreso,…)

    Responder

  42. Erika Martin
    6 mayo, 2015 @ 17:56

    Hola Patri,
    pues sí lo del aeropuerto fue totalmente surrealista pero ya se sabe, la realidad supera la ficción y esta anécdota es prueba de ello 😉

    Que bien que no te pillara ninguna manifestación. Además hizo tiempo estupendo, sol y calorcito para disfrutar sin problemas. ¿Bernabéu? Trabajo justo en la acera de enfrente jajaja

    Un beso, guapa

    Responder

  43. Erika Martin
    6 mayo, 2015 @ 17:57

    Gracias, Isidro y mil gracias por el premio que me diste el otro día. En cuanto tenga un minutillo lo recojo y publico en el blog. Muchos besos

    Responder

  44. Erika Martin
    6 mayo, 2015 @ 17:59

    Mientras están sucediendo sacaría una metralleta y la liaría parda jaja o como digo arriba, con un abrecartas tambien me vale jajaja pero, bueno, luego los cabreos se me pasan y nos echamos todos unas risas.
    Un abrazo muy fuerte, Raquel

    Responder

  45. Ana Suárez
    7 mayo, 2015 @ 17:24

    ¡Jo qué tío tu jefe! De verdad que tienes paciencia que si no…

    Responder

  46. Erika Martin
    7 mayo, 2015 @ 17:25

    tiene que dar gracias por la gran paciencia que tengo, Ana, sino me lo cargaba jajaja
    Un besazo

    Responder

  47. Mary Ponce
    8 mayo, 2015 @ 17:37

    Jajaja, si la mitad de lo que cuentas es cierto, tu jefe es para darle de comer a parte. Y tú, ¡santa paciencia!
    Te estas ganando una medalla a pulso, jajaja
    Un besico guapa

    Responder

  48. Erika Martin
    8 mayo, 2015 @ 17:50

    Hola Mary,
    te prometo que las historias y diálogos que cuento en el blog son 100% ciertos.
    Le diré a mi jefe que si un día quiere regalarme una medalla, debe pasarse por tu blog (http://www.condecorando.es) a encargártela jeje
    Un besazo

    Responder

  49. David Lopez Moncada
    14 mayo, 2015 @ 17:23

    Divertidisimo Erika.
    Siempre tan creativa.
    Enhorabuena y GRACIAS he disfrutado mucho.

    Saludos y abrazos.

    Responder

  50. Erika Martin
    14 mayo, 2015 @ 17:26

    Hola David,
    Me alegro de que te hayas divertido y disfrutado mucho.
    Mil gracias a ti por tu tiempo y el comentario, es muy motivador.
    Un abrazo muy fuerte

    Responder

  51. Paula Koval
    14 julio, 2016 @ 02:51

    I enjoyed reading your entry, Erika. It was excellent, including the graphic that looks somewhat like the cover of the Superman comic book #1. But you deserve it, and much more. I have worked with managers on many levels and I have not yet seen such as what you have detailed here. It is like the Three Stooges, minus two stooges, with real guns and dynamite! Such lamebrains I have not seen outside of a mental institution! Does the boss still crap his pants or is he toilet trained? Have a pleasant weekend and please remember to turn off your cell phone.

    Responder

    • Erika Martin
      18 julio, 2016 @ 21:18

      Lucky you, that you haven’t seen such situations.
      I’m sure the managers are not so silly. I think it is because it is easier to call their assistant instead find a solution.
      I do always a comparation. In the past we all remembered the phone numbers of our friends but now we just look for their names at the mobile agenda and push the button. Nowadays the managers forgot how to do some things because their assistants are in charge of them.

      hahah, I turned off my mobile the whole weekend, just in case of …

      Have a wonderfull week!

      Responder

No seas tímid@, deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar en el enlace para ampliar información.plugin cookies

CERRAR
A %d blogueros les gusta esto: