87 Comentarios

  1. Carlos Girón
    29 mayo, 2015 @ 23:04

    Ay, el café. Ese néctar de los dioses. Te confieso que sufrí mucho para encontrar un buen café cuando llegué a Barcelona. En la cafetería de la Universidad tienen un talento natural para quemarlo y los chinos de los bares cercanos hacen lo que pueden pero eso del café no es precisamente lo suyo. Queda el vending que además es de comercio justo, así que un café, a pesar de lo que cuentas, termina siendo una forma de ayudar al mundo. En el caso de la Universidad este espacio también sirve para ligar. ¿Me dejarías 10 céntimos para el café? Ah, muchas gracias. Me llamo y Carlos y debo insistir en pagarte esto, ¿cuándo te va bien un café o una cerveza? 😉 ¡Un abrazo fuerte mi querida Erika!

    Responder

  2. Marigem Saldelapuro
    30 mayo, 2015 @ 04:56

    Jajajajaj, pero lo malo de llevarse el café de casa es que te pierdes ese mágico momento Cámera Café.
    Un besito y me he reído muchísimo. ¿Por qué no pondrán los dichosos tabiques de lapared al techo? Grrrrr.

    Responder

  3. Holden
    30 mayo, 2015 @ 05:13

    Yo he tenído grandes épocas perfectamente diferenciadas, pero para contártelas primero tienes que saber que tengo jornada continúa (7.30 a 2.30, una puta maravilla):

    -En el albor de los tiempos, pausa a las 9:30 para comerme un bocata y un refresco. Nueva pausa a la 1 para cervecita y tapa. Podríamos considerarlo mi pleistoceno laboral.
    -Pasado las primeras épocas de incertidumbre como novato laboral, había engordado 15 kilos (mal hábito eso de que las 16 horas ya hayas desayunado, almorzado, ceveceado y comido en un curro de oficina) así que reduje a media hora para café (sin bocata chorizo a la plancha) a las 9.30.
    -Recuperados mi estado de forma y mi figura (forma de pera y figura cicular, se entiende) empecé a llevarme comida de casa, empanada o galletas de dinosaurio. Misma pausa, siendo la de la cerveza aún evitada como la peste.
    -En la época moderna he retomado las pausas para bocadillo y cerveza, demostrando así que la historia es cíclica.

    La pausa para cerveza es en realidad pausa para un refesco pero yo no bebo refresco y no voy a pagar por agua, y soy muy punky y mi jefe me consiente todo , asi que…

    Todo esto al lado del curro, paso de las máquinas de vending de mi trabajo, porque no ahorras nada.

    Responder

  4. Holden
    30 mayo, 2015 @ 05:13

    Hay un enlace que no se ve nada en absoluto en muy punky, por si lo quieres mirar.

    Responder

  5. Hilaida
    30 mayo, 2015 @ 10:36

    Qué interesante Erika. En Venezuela tradicionalmente ir a tomar el café ha sido la excusa para relajarse a retos del trabajo diario. Así que muchas empresas de cierta envergadura han instalado las famosas maquinitas para evitar la fuga de los trabajadores en determinados horarios laborales… Un beso amiga.. como siempre muy cool tu artículo

    Responder

  6. ramrock
    30 mayo, 2015 @ 10:52

    Yo sigo siendo partidario de meterse en un bar y tomarse una gran jarra de birra o un gin-tonic.

    Lovely weekend.

    Responder

  7. Pedro Fabelo
    30 mayo, 2015 @ 11:47

    ¡Ay, Erika, no sabes lo que te estás perdiendo al traerte tu propio café de casa! ¿Qué me dices de los beneficiosos efectos de esos microorganismos de los posos del café de máquina que mencionas? ¿Has pensado en ello? ¿Y si por saltarte la ingesta de esos microorganismos estás experimentando una peligrosa mengua en tus superpoderes? ¿Lo has pensado? Reflexiona, mujer. Aún estás a tiempo. 😛

    Además, gracias a su efecto laxante consigues mantener la línea. Uhm, me parece estar viéndolo. Un nuevo método adelgazante: el café de máquina. Ya me imagino a una legión de famosillos de medio pelo posando ante el Photocall de turno mostrando un vasito de plástico conteniendo el misterioso líquido negruzco del café de máquina mientras recita de memoria: "Café de máquina. Expulsa a la grasa "por las patas p'abajo". 😛

    Un abrazo, Erika. Y piénsatelo. Aún estás a tiempo. Feliz finde : ))

    Responder

  8. Oscar Bustamante Matías
    30 mayo, 2015 @ 14:47

    Pero se puedes saber dónde vas de vacaciones que son tan maleducados? A mí siempre me han dicho cuando he pedido coca – cola o fanta/trina y no han tenido "tiene que ser pepsi o kas" y he decidido yo… Por cierto, un gran análisis de las máquinas de vending. Muy buena entrada, Erika, como de costumbre!

    Responder

  9. ELISENDA SEGURA
    30 mayo, 2015 @ 14:59

    Muy buen post!. No sé si es mejor lo de la máquina Vending o tener cafeteria en el mismo edificio y que las máquinas, por aquello de la competencia desleal, estén prohibidas.
    Así que, sí o sí, tienes que tomar el café en la cafetería y te aseguro que si el de Vending (lo he probado) tiene un efecto inmediato, el de la cafetería de la planta baja, no te deja ni llegar al trono. No he visto un café más malo en el Universo, ni el de los aviones!
    Así que, creo que agradecería tener una máquina Vending y no una cafetería en la que tienes que pasar la targeta cuando entras y cuando sales, para que no computen en tu jornada laboral.
    Algunos parece que trabajemos en galeras.

    Responder

  10. Erika Martin
    30 mayo, 2015 @ 17:19

    Hola Carlos,
    ya me figuro que habrá mucha diferencia de sabor entre el café mexicano y el español. Por no hablar de que en algunos sitios no saben prepararlo como Dios manda jaja el de los chinos es terrible.
    ¡Qué bueno! jamás se me habría ocurrido ponerme a ligar en un vending pero tomo nota jaja por si en un aeropuerto o en un hospital surge la oportunidad jijiji
    Un abrazo muy fuerte querido amigo!

    Responder

  11. Erika Martin
    30 mayo, 2015 @ 17:21

    Noooooo, lo único que hago es no beber el de la máquina porque me llevo el termo. Pero me reúno allí con mis compis 😉
    Lo de los tabiques es algo que deberían estudiar seriamente los que hacen oficinas. La intimidad es muy importante jaja
    Un beso, guapa

    Responder

  12. Erika Martin
    30 mayo, 2015 @ 17:24

    Hola Hilaida,
    estoy totalmente convencida de que ponen las maquinitas para que la oficina no quede desierta a ciertas horas. Aunque en vez de estar en el bar, la gente está en el vending. De modo que no consiguen su objetivo jajaja
    Mil gracias. Disfruta el finde, guapa. Besazos

    Responder

  13. Erika Martin
    30 mayo, 2015 @ 17:26

    Yo tambien, Ramrock. Un pinchito de tortilla con una caña a media mañana es lo mejor para continuar trabajando. Lo malo es que muchos empresarios no lo ven así. Me cachis.

    Happy weekend for you too!

    Responder

  14. Erika Martin
    30 mayo, 2015 @ 17:30

    vale, Pedro, confieso que cuando se va acercando el verano, dejo el termo en casa y tomo el cafe de máquina como suplemento a la dieta del bikini. Es una técnica rápida y efectiva para perder peso.
    No me extrañaría nada que de repente se hiciera popular esta forma de adelgazar y que los famosillos empiecen a promocionarla en Salvame jeje
    Muy buen finde. Un abrazo

    Responder

  15. Erika Martin
    30 mayo, 2015 @ 17:33

    Hola Oscar,
    pues eso me ha pasado siempre en Levante. Quizás es que me ven cara de boba y se piensan que no me voy a dar cuenta del cambiazo.
    Muchas gracias por estar ahí siempre.
    Un beso

    Responder

  16. Erika Martin
    30 mayo, 2015 @ 17:38

    Hola Elisenda,
    me parto de la risa con la comparación entre el cafe del vending y el de los aviones ¡muy buena!
    No me fastidies que tienes que pasar la tarjeta para que te cuente los minutos que estás haciendo la pausa. Qué fuerte. Espero que no se les ocurra poneros una pulsera de arresto domiciliario en el tobillo para controlar también cuanto tiempo estás en el wc.
    Te agradezco mucho el comentario que me has dejado.
    Un abrazo

    Responder

  17. Erika Martin
    30 mayo, 2015 @ 17:49

    Holden, ¡¡eres un crack!! ese corte de pelo mola un montón, no me extraña que se haya hecho viral. Pero lo que más me gusta es que lo hayas hecho tu solito en horas de trabajo. Ese punto de insumisión es genial. Creo que tu jefe ya te ha dado por "perdido" jaja
    En cuanto al café, te envidio por ese horario que tienes. Hay que madrugar pero luego tienes toda la tarde libre.
    Me he muerto de la risa con lo del bocadillo de chorizo con cerveza y las galletas de dinosaurio. Si hay que elegir mejor lo primero. No es de extrañar que la vida sea cíclica en esto jajaja
    Que tengas muy buen fin de semana.
    Besos

    Responder

  18. yodeseo serfeliz
    30 mayo, 2015 @ 18:13

    Lo siento Erika pero me he partido el culo imaginando la escenita del apretón jajajal luego imaginando la suciedad de las maquinas he jurado no acercarme a la de mi curro y ahora k estamos en verano me llevaré café con hielo en una neverita ¿que te parece? ¿no te apetece ice coffee?

    Responder

  19. Erika Martin
    30 mayo, 2015 @ 21:06

    Jorge, no te disculpes por partirte el culo … la escenita puede ser incluso peor. Imáginate, te tomas el cafe, sales fulminado al baño con las calandracas y algún compañero plasta o incluso tu jefe te intercepta por el camino, te entretiene ¡¡¡aaaahhhh!!!
    Me parece una idea brillante la del ice coffee de casa jajaja
    Un beso y muchas gracias por comentar :-))

    Responder

  20. Ricardo Mazzoccone
    30 mayo, 2015 @ 23:03

    Hola Erika.
    Genial y divertida como siempre. Aqui en Argentina se ha generalizado la "maquina de café"en las empresas, lo que es indispensable para mi al menos, pues sin un cafe negro apenas llego no arranco.
    Ya a media mañana o despues del almuerzo, somos muchos los que llenamos el termo con agua caliente y…a tomar mate.
    Un beso.

    Responder

  21. Álvaro (Memorias de una cinta VHS)
    30 mayo, 2015 @ 23:24

    Estoy intentando pensar en cuál empresa tenían una máquina que exprimía naranjas y daba unos zumos riquísimos.

    Responder

  22. Holden
    31 mayo, 2015 @ 09:49

    Viral, viral… ya me entiendes, en mis círculos XD Pues ya lo ves, soy un artista incomprendido 😛

    La verdad que el horario es una pasada, una vez te acostumbras no quieres otro. Y oye, no dudes ni por un momento que llevaba mis paquetitos de galletas de dinosarios al curro. Soy un hombre de palabra XD

    ¡Buen finde a ti también!

    Responder

  23. Fantasía Y Realidad
    31 mayo, 2015 @ 11:42

    Hola Erika,lo he pasado genial leyendo todo lo que pasa con esa dichosa maquina,la cual yo no la tengo en mi trabajo,pero, no por eso me quedo sin mi café,que ya mando yo a mi jefe a que me lo traiga y él,y nunca me dice que no porque sabe que si lo hace se tendrá que planchar el sólito los pantalones,las camisas y todo aquello que un jefe necesita para impresionar.

    Muchos besos y miles de gracias:)

    Responder

  24. Isidro Cristobal Del Olmo
    31 mayo, 2015 @ 12:23

    buenos dias Erika Martin eres genial ,siempre haciendo travesuras gracias un abrazo fuerte ,feliz semana, y a tomar cafe de maquina ja ja ja, gracias por estos momentos tan divertidos

    Responder

  25. Cindy Groulx
    31 mayo, 2015 @ 12:28

    La mayoría de los puestos de trabajo que trabajé, me trajeron mi propio almuerzo y café en un termo. Nunca me gusta el sabor de las cosas que venden en las máquinas expendedoras. Tú eras inteligente para comenzar a tomar el almuerzo y café de desde casa. Gracias por compartir esta historia, es algo en que pensar.
    Tener una hermana maravillosa días

    Responder

  26. Erika Martin
    31 mayo, 2015 @ 12:44

    Hola Ricardo!
    entonces haces lo mismo que yo nada más llegar al trabajo jajaja primero un café y después ya veremos jeje
    Claro, mate … los argentinos estáis enganchadísimos a esa bebida. No la he bebido en mi vida pero me pica la curiosidad por probarla y conocer a qué sabe.
    Un besote

    Responder

  27. Erika Martin
    31 mayo, 2015 @ 12:45

    tengo el nombre de esa empresa en la punta de la lengua ¿cómo se llamaba? eemm bueno, si me acuerdo, escribo aquí el cuál era jaja
    ¡buen domingo!

    Responder

  28. Erika Martin
    31 mayo, 2015 @ 12:48

    qué bueno, Teresa, le haces chantaje a tu jefe ¿te has dado cuenta? pero haces bien, el que algo quiere, algo le cuesta. Así que que se pague un café de la mejor calidad posible sino quiere ir hecho un adefesio.

    Millones de gracias a ti por tu tiempo y tu comentario.
    Besazos hermana!

    Responder

  29. Erika Martin
    31 mayo, 2015 @ 12:50

    Hola Isidro,
    a tomar café de máquina que sus efectos laxantes son fantásticos para la dieta del bikini jeje
    Mil gracias por tu apoyo.
    Muchos besos

    Responder

  30. Erika Martin
    31 mayo, 2015 @ 12:53

    Hiciste muy bien en llevar el almuerzo y el café de casa al trabajo, Cindy. La comida de esas máquinas tampoco es muy sana y favorece la obesidad. Creo que es por eso por lo que echan algo al cafe para que tengas diarrea y compenses una cosa con la otra 😛
    Feliz domingo y que tengas un comienzo de semana estupendo, hermanita. Muack

    Responder

  31. Alexandra Proaño
    31 mayo, 2015 @ 14:11

    Hola Erika!
    Yo también paso de las maquinitas. No hay cosa que provenga de esos bichos del mal (salvo el agua) que no me destruya el estómago. Ahora que sólo trabajo en la escuela me llevo mi termo, con café o té, depende del día, y si tengo clases de mañana y tarde, también el tupper con la comida. Lo único que consumo fuera es el café de la tarde, porque si no me dormiría en la cara de los alumnos, y creo que quedaría un poco mal para mi imagen que me vean babear sobre el ordenador 😛
    Lo mejor era en mi vida pasada. Cuando trabajaba en el despacho, mi jefe, que es un ángel donde los haya, me llamaba todos los días a eso de las 8:30 para invitarme el café en el bar y comenzar el día como es debido. Te juro que en 7 años no recuerdo haber pagado más de 5 cafés. Y como teníamos ese maravilloso horario flexible (mientras trabajes tus 8 horas puedes entrar y salir a la hora que te de la gana), comía un bocata mientras seguía trabajando para poder salir a las 4 y tener toda la tarde libre. ¡Qué tiempos aquellos!

    ¡Feliz domingo, besos!

    Responder

  32. Luis de la Rosa
    31 mayo, 2015 @ 17:36

    No he leído aún los comentarios anteriores así que no sé si le has revelado a alguien ya la marca y el modelo de ese termo milagroso que "no se nota, no se mueve y no traspasa" el café que lleva dentro. Confieso que a mí me vendría muy bien, me rascaría el bolsillo para comprarlo.

    Entretenidísimo artículo, como siempre, Erika.

    Responder

  33. Erika Martin
    31 mayo, 2015 @ 19:00

    Hola Luis,
    aún no había revelado la marca y modelo del termo jaja la marca es Contigo y el modelo West Loop. Lo tienes en El Corte Inglés y en Amazon, aunque yo me lo compré en la misma web del fabricante porque allí tienen más modelos, colores, tamaños y precios. Es carete pero merece la pena. El pedido me llegó en 2 días. Te dejo el link de la web por si te animas 😉
    http://contigo-spain.es/categoria-producto/botellas-termo/
    Que tengas muy buena semana, besos

    Responder

  34. Erika Martin
    31 mayo, 2015 @ 19:12

    Hola Alexandra,
    qué apañadita eres con el termo y el tupper. Lo tienes todo calculado jaja Haces bien en tomarte el cafe de por la tarde fuera. No puedes babear delante de los niños, mujer.
    ¡Que suerte tenías con aquel jefe! eso es motivación y lo demás tonterías.
    No me extraña que eches de menos aquel horario. La jornada flexible es genial y sobre todo lo de comer en media hora y salir después escopetada jajaj nunca enteré lo de las 2 horas para comer.
    Te deseo muy buena semana, besazos

    Responder

  35. Jordi Luna
    31 mayo, 2015 @ 20:20

    Aire fresco por google+!!! genial como de costumbre, y cierto como la vida misma…si vas estreñido el café de vending es el mejor laxante que puedes encontrar y el más rápido. Pero debes calcular como te lo bebes, pues si coincides con varias personas y todos acabáis a la vez…pfff, colapso en el labavo. Por mi trabajo, (en el nuevo aún no he empezado oficialmente, me hacen hacer un montón de cursillos antes de entrar…creo que al final trabajaré para la NASA), como decía, no tengo un punto fijo de trabajo, me tengo que mover por la ciudad, y puedo degustar un café de bar. El problema es que es una lotería, no todos los bares tienen el mismo café, unos sientan bien y otros son peores que en el vending… Sin más dilación, besos!!! feliz semana!!!

    Responder

  36. Consciencia y Vida Magazine
    31 mayo, 2015 @ 20:32

    Holaaa Erika, discúlpanos porque llevamos un finde movidito…je,je,je,je y nos hemos asomado a estas horas por tu ofi, a ver qué aventuras se te habían ocurrido compartir y ¡nos dejaste k.o! porque no nos gusta el café… ¡preferimos zumos naturales o tapitas en algún bar próximo! Además por si fuera poco del vending sólo tomamos agua. Como te imaginarás cuando nos acercamos a esa máquina es más que nada para charlar y tomarnos agua o un zumo que llevamos en el bolso.. Otras veces nos vamos directamente al bar más próximo con algunos compis.
    Besos wapísima y que mañana empieces el día con la mejor energía!!!

    Responder

  37. Ricardo Mazzoccone
    31 mayo, 2015 @ 20:42

    Hola Erika. Te voy a contar un secreto pero no se lo cuentes a nadie por favor, el sabor del mate es la compañia que te hace cuando estás haciendo algo, es compartir entre amigos y familia cuando conversamos. Solo, no tiene sabor. Como mínimo debe haber dos personas o una sola y algo para hacer.
    Beso.

    Responder

  38. Rakel Relatos
    31 mayo, 2015 @ 21:57

    Jajajaja!!! Me he reído muchísimo, me encanta cómo cuentas las anécdotas!!! Esta en particular me ha encantado. En mi oficina nos pusieron las máquinas de vending y una tv de 40" para, cómo tú dices, "hacernos felices". Vayas a la hora que hayas, siempre hay gente en el office. A la máquina de café la llamábamos "Cafés la Avioneta, porque te cagas volando" (perdón por la expresión). Por suerte, cambiaron de empresa de vending y ahora mucho mejor.
    Muchos besotes y continúa escribiendo así, lo haces genial!

    Responder

  39. LUCIA UO
    1 junio, 2015 @ 00:01

    Hola Erika.
    Ha sido un placer leerte.
    Genial y divertida como siempre.
    Ambas experiencias son enriquecedoras.
    Un gran abrazo.

    Responder

  40. Elizabeth's nails art
    1 junio, 2015 @ 08:14

    Acabo de toparme con tu blog, no sabees lo que he reidooo en un momento xD
    Toda la raazon del mundo, yo lo extrapolé a la universidad , a los laaargos dias de estudios en la biblioteca donde me quedo dormida encima de los libros y llegaba el momento de levantarse a por un café xD y también la máquina expendedora de donde estuve trabajando par de meses…siempre la miraba pensando ¿que snack cojo? y la segurita, que sabía que era novata, me mandaba, por mi biien, a la cafetería de la esquina xD siempre se lo agradeceré jajajaja
    Tienes una seguidora maas^^
    Te invito a pasarte por mi blog y a quedarte si te gusta e interesa=)
    http://imaginationinyournails.blogspot.com.es/
    Besiineees=)

    Responder

  41. Manu cueva
    1 junio, 2015 @ 12:02

    Tomar café solo o en compañía es un placer hay que ver que producto que produce unas charlas animadas de horas y horas. Saludos Erika eres una bloguera muy animada y con un super aura de optimismo y buenas capacidades sociológicas.

    Responder

  42. Sil
    1 junio, 2015 @ 12:04

    Durante años tomé esos brebajes hechos vaya uno a saber con qué de las máquinas de café. Ahora mi oficina cuenta con cocina propia 🙂 (trabajo en una fábrica y la oficina de mi jefe está en la planta, hubo que construir cocina porque si no para conseguir un café había que caminar 15 cuadras de ida y 15 de regreso)

    Responder

  43. Fani TT
    1 junio, 2015 @ 15:26

    Pues aquí no podemos instalar una máquina de vending, impossible por varias razones
    a) esto es diminuto así que mi paseo a la máquina duraría exactamente paso y medio
    b) no quiero reunirme con los compañeros porque los tengo a escasos 20 cm y es demasiado cerca
    c) el baño está integrado en el microespacio así que como realmente sea laxante la privacidad del momento allbran sería nula

    Besinosss

    http://laisladegrandejatte.blogspot.com.es

    Responder

  44. Marisa Doménech
    1 junio, 2015 @ 15:51

    El vending tiene sus ventajas y sus inconvenientes como muy bien nos cuentas en esta genial entrada, aunque yo prefiero cien mil veces el café de cafetera y si es expreso, mucho mejor. Por eso es una suerte para mí que tengamos bar. Aunque cuando no haya más remedio…
    La verdad es que me he reído mucho con el tema de la diarrea, jajaja. Una entrada muy divertida
    Besos

    POSTDATA: ¡Por cierto!, te acabo de nominar para un premio. Puedes pasar a recogerlo cuando gustes 😉

    Responder

  45. Natalia
    1 junio, 2015 @ 19:15

    Había oido hablar mucho de tu blog pero todavia no habia entrado te he conocido gracias a gema del blog sal del apuro. Que original la tematica de tu blog? Siempre caemos en los productos de belleza, moda y demas… jejeje asi que me encanta tu propuesto mas por descubrirnos los entresijos de la empresa y de los directivos y secres con toque de humor, me ha encantado el post jeje me quedo por aqui curioseandolo. Bss

    Responder

  46. Chelo
    1 junio, 2015 @ 19:23

    ¡Hola Erika! Yo no sé cómo llevas tú lo de que te nominen a los premios. Sé que Marisa, con quién jutsto esta tarde mantuve una "miniblogconversación", te ha nominado (un besito Marisa).
    ¡Esta es una noticia buenísima! ¡La mala es que yo también! y no me gustaría que te sintieras abrumada por ello.

    Ya te escribí en otras entradas, pero si no puedo dejar de nominarte ahora que me toca a mí, es porque, una secretaria como yo, se siente identificada con muchas de las cosas que cuentas.
    A veces hasta con los dibujos tan simpáticos que pones.

    Así que, puedes recoger el premio y te libero de contestar todas las preguntas.
    Te dejo mi enlace:
    http://cheloferrerblog.blogspot.com.es/

    Besos Erika

    Pd: la culpa es tuya por hacer un blog tan requetedivertido 😉

    Responder

  47. Krika Alcaide
    1 junio, 2015 @ 20:21

    Uy que rabia me da a mi también eso de pedir una coca-cola y que te pongan una pepsi sin avisar, y mira que a mi me da igual, que me la bebo sin problema, pero que avisen leche! Un besito!

    Responder

  48. David Lopez Moncada
    1 junio, 2015 @ 20:26

    Querida amiga con ese desparpajo y tan simpática como siempre.
    Es un placer leer tus post.
    Un fuerte abrazo y GRACIAS.

    Responder

  49. Mary Ponce
    1 junio, 2015 @ 21:20

    Yo trabajo de noche, así que no tenemos mucha escapatoria… De todas formas, yo me llevo todas mis cosas hechas de casa, jajaja.
    A veces, sí que pico algo, porque en mi trabajo, la máquina tiene unas almendras tostadas que me encantan. Eso sí, la del café, bien lejos la quiero.
    Besico

    Responder

  50. Notas aparte
    1 junio, 2015 @ 21:20

    En nuestra empresa decidimos pedir una manzana o algo de fruta. Evidentemente, el chico que reponía casi se destornilla de la risa. Algunos departamentos han optado por traer su propia cafetera, depende como tengas el día, vas pidiendo a unos y otros que te inviten.
    Son muy entretenidas tus entradas.
    Un abrazo

    Responder

  51. Erika Martin
    2 junio, 2015 @ 10:21

    Hola Jordi,
    das una recomendación excelente con tu comentario. Antes de tomar el café de la máquina, debes estudiar todos los factores que te pueden retrasar tu llegada al baño. Nada peor que que te lo hagas todo encima jajajaja
    En cuanto a tu trabajo, cuando pasen unos meses, habrás encontrado los mejores bares para tomar un café 😉 Y no estudies tanto, hombre, que con eso de la NASA lo mismo acabas en Marte jajaja
    Muchos besos y feliz semana

    Responder

  52. Erika Martin
    2 junio, 2015 @ 10:28

    Hola Consciencia,
    yo también prefiero el zumo natural y las tapitas pero en mi trabajo no les gusta ni un pelo que bajemos a la calle, de ahí que nos hayan puesto el vending.
    Como bien dices, al final es un sitio para charlar y sacar las "provisiones del bolso" jejeje

    Siento no haberte respondido antes. Tuve un pequeño accidente y ayer me eché unas cuantas horas en el hospital. No es grave pero estoy drogada hasta las trancas para aguantar los dolores.
    Besotes

    Responder

  53. Erika Martin
    2 junio, 2015 @ 10:32

    ¡¡¡Ostras, una tele de 40"!!! si os pusieran un futbolín ya casi sería como las oficinas de google jajaja. Me muero de la risa con lo de "Cafés la Avioneta" Es genial.
    Menos mal que os cambiaron la máquina ;))
    Mil gracias por tu comentario. Me motiva mucho.
    Besazos

    Responder

  54. Erika Martin
    2 junio, 2015 @ 10:33

    Millones de gracias por tu comentario, Lucia, me hace muy feliz.
    Un super abrazo para ti tambien

    Responder

  55. Erika Martin
    2 junio, 2015 @ 10:38

    Hola Elizabeth,
    qué buena gente era el segurata recomendándote que te fuera mejor a la cafetería de la esquina. Eso que dices del snack, me pasa a mi también. A veces cuando se me olvidan las galletas de casa y voy a la máquina, no sé cuál escoger.
    Ya me he pasado por tu blog. Cuánta creatividad!! Yo soy una torpe pintándome las uñas. Doy un brochazo y me pinto el dedo entero jajaja al final termino yendo a que me hagan la manicura como dios manda. Pero me quedaré por tu blog, tienes ideas super chulas.
    Besitos

    Responder

  56. Erika Martin
    2 junio, 2015 @ 11:18

    Por eso mismo a veces la máquina de café parece un club social. Allí vamos todos a echarnos unas charlas y unas risas.
    Mil gracias por tu feedback, Manu.
    Un beso

    Responder

  57. Erika Martin
    2 junio, 2015 @ 11:21

    Me encanta eso de "brebaje", muy buena descripción, Sil.
    Es genial que ahora tengáis cocina propia en vuestra oficina. Seguro que tu jefe está muy contento por ahorraros esos paseos jaja. La verdad es que viene muy bien que haya una cocina para empleados.
    Un beso

    Responder

  58. Erika Martin
    2 junio, 2015 @ 11:24

    Hola Fani,
    ¿dónde trabajas? suena como si estuvieras en un zulo o algo así jajaja Si no cabe un vending os podrían poner una máquina de nespresso o similar en alguna estantería 😉

    Muchos besos

    PD me pasaré por tu blog :-))

    Responder

  59. Erika Martin
    2 junio, 2015 @ 11:30

    Hola Marisa,
    ahí estamos de acuerdo. Lo mejor es café de cafetera. Eres una afortunada con tener cerca un bar al que poder ir.
    Lo de la diarrea lo he vivido y sufrido. Se pasa muy mal con los sudores y la falta de privacidad jaja ¡terrible!

    ¿Me has nominado? yuuuhhhuuu millones de gracias por tenerme en cuenta. En cuanto pueda voy a recogerlo. Esto significa que en breve habrá nueva entrega de Historias de la Cárcel 😉

    Muchos besos

    Responder

  60. Erika Martin
    2 junio, 2015 @ 11:34

    Hola Natalia,
    ¡¡bienvenida al blog!! me alegro de que te parezca original la temática. Si tienes tiempo un día, te animo a que leas la entrevista que me hizo David (otro compi bloguero) está puesto el link en el lateral izquierdo. Allí explico cómo nació este blog y porqué hablo del trabajo.
    Muchas gracias por quedarte por aquí curioseando.
    Besos

    Responder

  61. Erika Martin
    2 junio, 2015 @ 11:38

    Hola Chelo,
    muchísimas gracias por nominarme. ¿Sabes qué hago yo con los premios? Cuando tengas un rato, te animo a que leas los posts de Historias de la Cárcel. En la pestaña de Premios de arriba tienes todos los links.
    En cuanto pueda recojo el premio. Estoy lesionada del hombro y no puedo escribir durante mucho rato. Ah! gracias tambien por liberarme de las preguntas jajaja aunque las contestaré.

    Muchos besos

    Responder

  62. Erika Martin
    2 junio, 2015 @ 11:39

    ¿A qué sí, Krika? eres la única que comenta este punto. Y es así ¿porqué no avisan antes?
    Un beso muy grande

    Responder

  63. Erika Martin
    2 junio, 2015 @ 11:40

    Muchas gracias, David. Es muy motivador tu comentario.
    El placer es mío cuando leo tus entradas. Tienes un blog fantástico.
    Un abrazo muy fuerte.

    Responder

  64. Erika Martin
    2 junio, 2015 @ 11:42

    ¡Oh, sí! esas almendras están muy buenas, pero el resto de cosas mejor llevarlas de casa jajaj
    Muchos besos, guapa

    Responder

  65. Erika Martin
    2 junio, 2015 @ 11:46

    Hola Mara,
    jajaja me imagino la cara del chico que reponía cuando le hicisteis la sugerencia. una vez lo preguntamos en mi empresa tambien y nos dijeron que no podía ser porque la fruta se estropea enseguida.
    Pues nada, tendrás que seguir "gorroneando" a café a los compañeros. Eso tiene tres cosas buenas. El cafe es del bueno, no te dan diarreas y te ahorras dinero jijij.
    Un abrazo

    Responder

  66. Sil
    2 junio, 2015 @ 11:47

    Es que la cocina no es para los empleados, sólo para el director y su secretaria, o sea yo. Creo que es lo mejor de mi trabajo.

    Responder

  67. Marta Máster
    2 junio, 2015 @ 11:47

    Hola. real como la vida misma. La máquina del café también se ha convertido en el sitio de reunión, de despellejar a los jefes, en ver y ser vistos… también he tomado cafés más largos que mi propia comida… Hay que aprovechar cuando los jefes están de viaje o reunidos… lo mejor es llevarse le móvil con la llamada desviada…por si necesitan algo…

    Responder

  68. Erika Martin
    2 junio, 2015 @ 11:49

    jjajaja qué suerte tienes, Sil. Un beso

    Responder

  69. Erika Martin
    2 junio, 2015 @ 16:56

    Hola Marta,
    excelente descripción haces de la máquina de café. Por eso mismo digo que parece un club social.
    Brillante lo de desviar las llamadas al móvil jaja alguna vez lo he hecho yo también. Así puedes estar mas tiempo de palique 😉
    Un besazo

    Responder

  70. Argonauta Dalianegra
    2 junio, 2015 @ 20:47

    Yo levanto la mano, porque aunque en mi empresa tenemos máquina de café, pero de las de "verdad", porque no en vano es una empresa de hostelería, jeje, yo el cafelito me lo tomo en casa, que cuando voy al currele son las 11 de la noche como muy temprano y como que a esas hors ya no, a esas horas un ronsito con Coca Cola, jaja. Con todo lo que nos cuentas, deberían haberte fichado para la serie "Camera Café", yo te vería en el personaje de Mónica, así rubiaza y todo como tú, jeje.
    Besines y comparto, preciosa, feliz semana:-))

    Responder

  71. Rakel Relatos
    3 junio, 2015 @ 14:15

    Gracias a ti por hacernos disfrutar leyendo tus anécdotas! Mil besos! 😉

    Responder

  72. Erika Martin
    3 junio, 2015 @ 14:20

    Hola Ricardo,
    tranquilo, no te cuento el secreto a nadie 😉 Entonces lo importante es estar acompañado para tomar el mate, no la bebida en sí. Un momento social. Eso me gusta 🙂
    Gracias por la explicación.
    Un beso

    Responder

  73. Erika Martin
    3 junio, 2015 @ 14:27

    ¿Un ronsito con coca-cola? tú sí que sabes jaja qué bien te lo montas, Argonauta.

    Como Mónica jajaja pero un poco más baja, de ahí los taconazos que llevo siempre, y con algunos kilillos más, que ella está muy delgada.

    Muchas gracias y muy feliz semana para ti también. Un besote

    Responder

  74. RAQUEL ORTIZ
    3 junio, 2015 @ 17:57

    Me ha encantado también esta entrada, en la última empresa que trabajé sí tenían una máquina de cafés para la hora del almuerzo, digo esa hora porque no recuerdo que mis compañeros estuvieran a cada momento enganchados a la maquinita, jejeje, nunca hacíamos pausas para ir a por un café o colacao u otra bebida, aunque no hubiera ido mal, al menos te despejas un minuto de los números y papeles y sobre todo del teléfono, jejej, creo que si me lo hubiesen permitido tampoco creo que hubiera ido porque soy más de cafés y la cafeína altera y con el volumen de cuentas que teníamos allí, como para estar a base de cafés a cada momento, jejeje. Un abrazo Erika.

    Responder

  75. Erika Martin
    4 junio, 2015 @ 07:36

    Hola Raquel,
    de vez en cuando viene bien hacer una pequeña pausa para despejarse, después de unas horas la concentración cae y puede que cometas errores. El café es una excusa para levantarse y estirar las piernas, luego te lo puedes beber en la mesa para no perder mucho tiempo si tienes mucho trabajo pendiente 😉
    Un abrazo, guapa

    Responder

  76. Oskar Tel
    4 junio, 2015 @ 09:22

    ¡Me he partido la caja Erika! 😀

    Un post muy simpatico, como todos los que te he leido. Lo curioso del tema es que, aunque sabes de sobra que el cafe de esas maquinas no es, precisamente, de Colombia, te acostumbras a el, ¡E incluso hasta te gusta!

    Eso si, si consigues que el chorro de "cafe" caiga dentro del "vaso", puedes darte con un canto en los dientes… A veces tienes que andar avispado y con reflejos de felino para colocar el "vaso" justo debajo del chorro, con cuidado que no caiga nada fuera y que no te escaldes los dedos… 😀 😀

    ¿Y la rabia que da cuando metes la moneda, la traga y no te sirve tu "cafe"? La de patadas que habran recibido esas pobres y sufridas maquinitas…

    ¡Un abrazo Erika!

    Responder

  77. Humoreo Luego Río
    4 junio, 2015 @ 22:18

    Hola Erika, no sabes lo identificado que me he sentido con tu relato. Creo que deberias hacerte monologuista. Yo tuve mi momento vending y lo dejé, por todos los motivos que has expuesto y uno más… "De nuestra maquina, el café salía con una tapita" ¡¡¡Llegado el tiempo de la calor, siempre tenía hormigas!!! ¡¡¡Ya sbes como les gusta a estas, la leche en polvo y el azucar!!! Me he reido un montón con tu relato. Sigue así, eres una de mis descargas de risa ? ???. Un fuerte abrazo!!! ??????

    Responder

  78. Erika Martin
    5 junio, 2015 @ 20:46

    Hola Oscar,
    perdona que no te haya respondido antes. No podía hacerlo del ataque de risa que me dio al leerlo.
    Apuntas varios temas muy importantes:
    1. el chorro está torcido y en realidad pagas por medio café
    2. el plástico del vaso es más fino que el papel de fumar. Más de una vez me he abrasado los dedos. Podrían poner unos guantes de cocina, de esos del horno. Algún día alguien se va a quemar de verdad y se va a pillar la baja jajaja
    3. El pago: o se traga el dinero o no te las vueltas porque no tiene cambio.
    Claro que luego te vengas a patadas con la máquina de snacks y es muy probable que te caigan 2 bolsas de patatas fritas al precio de una jejeje

    Muchas gracias por el comentario. Has hecho una gran aporte y me he reído un montón.
    ¡Un abrazo muy fuerte!

    Responder

  79. Erika Martin
    5 junio, 2015 @ 20:51

    Pues mira, voy a echar el curriculum en ese programa que tanto nos gusta (El Club de la Comedia) a ver si hay suerte y me contratan jaja

    ¿Hormigas? ¿de verdad? ¡qué fuerte! pero eso es para llamar a Sanidad. ¡¡Ufff!! menos mal que eso no lo he sufrido en mi vida.

    Me alegra mucho saber que te he robado unas carcajadas. Mucho ánimo y un abrazo muy muy fuerte. Besos

    Responder

  80. Elia Brosed
    6 junio, 2015 @ 22:42

    Hola guapa!! Primero perdón por mi retraso pero la web me tiene muy absorbida y tengo abandonaito todo!! Me ha encantado tu relato porque os imagino como Camara café chismorreando los unos de los otros jajaj!! A mi me da un asco que pa que jaja, esa leche en polvo que te ponen en los hospitales y algunos hoteles de low cost y no low cost!!
    Gracias por este ratito bueno, un beso amiga!!

    Responder

  81. Erika Martin
    6 junio, 2015 @ 22:53

    Hola nenaaaa!!
    no te disculpes, ya sé que estás liada con la web. Lo primero es lo primero, no te preocupes. Es justo como Cámara y Café, fíjate que hasta tenemos las mesas y taburetes altos y todo como en la serie, para hacernos la ilusión de que estamos en un bristó.
    Sí, la leche en polvo es lo peor de lo peor ¡puaj! debería estar prohibida su fabricación.
    Gracias a ti, un besazo amiga!

    Responder

  82. Entre suspiros y un café
    7 junio, 2015 @ 19:39

    Nunca he sido fan de las máquinas vending y salvo apuro no recurro a ellas. Por suerte, tampoco soy fan del café, así que eso que me ahorro…

    ¡Un saludo Erika! Y feliz semana 😉

    Responder

  83. Erika Martin
    7 junio, 2015 @ 19:41

    Pues te ahorras bastante, Patricia, dinero y … carreras al servicio jajaja
    Un abrazo y muy buen comienzo de semana

    Responder

  84. Felipe Rodríguez
    8 junio, 2015 @ 09:24

    Ja ja ja Una entrada muy divertida como siempre.
    Pues he de confesar que yo no bebo café, pero un vending de refresco en el área de trabajo me vendría excelente.
    En mi caso prefiero la Pepsi no sólo por razones de sabor sino también por que me recuerdan a cuando estuve en la universidad (larga historia que quizás escriba en el blog en cuando termine con la odisea por un curso).
    Muchas felicidades por tu cantidad de comentarios, sigue así y un día recibirás una visita de los de Guiness Records entregándote una medalla y diciendo que lograste un record mundial, cuando eso suceda invítame a la celebración 😉
    ¡Un abrazo!

    Responder

  85. Erika Martin
    8 junio, 2015 @ 18:00

    Hola Felipe,
    la verdad es que no está mal tener una máquina de estas en el trabajo, lo malo es la calidad de los productos. Pero como ya han dicho por ahí arriba, te terminas acostumbrando.
    Me encantaría que escribieras esa historia de recuerdos universitarios, ya me ha picado la curiosidad ;). Aunque también espero la de la odisea del curso. Sé que has estado ocupado con el libro, el cual me he descargado ya y me leeré tranquilamente en vacaciones.
    jajajaja ¡¡Guinnes Records!! ¿te imaginas? con eso se gana dinerito ¿no? Si un día ocurre, por supuesto quedas invitado a la celebración, no lo dudes.
    Millones de gracias y un besote

    Responder

  86. Mirta
    8 octubre, 2016 @ 22:43

    Llevándote todo te perdes el radio pasillo? Eso no se hace jajaja
    Que tengas un domingo bello!!! Besito

    Responder

    • Erika Martin
      9 octubre, 2016 @ 21:46

      No, no, Mirta, no me pierdo Radio Patio, eso es como la telenovela de la tele jajaja Lo que hago es llevarme cafe en un termo y así no bebo café de la máquina 😉

      Muy buen domingo para ti. Besotes

      Responder

No seas tímid@, deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar en el enlace para ampliar información.plugin cookies

CERRAR
A %d blogueros les gusta esto: