La tarjeta de identificación de visitas y empleados

Cuando trabajas en Recepción sabes que hay dos tipos de personas, los normales y los gilipollas …  😂😂 empiezo fuerte el post.

Verás cuando llegas a una empresa, lo normal es que le digas a la persona que está en Recepción: tu nombre, empresa y con quién vas a reunirte. De esta forma la recepcionista te apunta en el registro del control de visitas y avisa a tu contacto para que vaya a recibirte e ir a la sala.

Sin embargo, siempre hay gilipollas que se creen que la recepcionista forma parte del decorado de la oficina. La ignoran y entran directamente en la oficina, dándose el paseo hasta encontrar a quien quieren ver.

En muchas empresas hay un registro de control de visitas, donde se anota quién llega y con quién se reúne. Entre otras cosas por motivos de seguridad. Más allá de las 4 paredes de tu oficina, los demás no te conocemos y cuando llegas a otra empresa no se sabe si vas a:

  • una reunión
  • de tour turístico a cotillear cómo son otras empresas (espionaje industrial)
  • robar bolsos, carteras, móviles y todo el material que te encuentres a la vista
  • eres un loco con un rifle que se va a poner a disparar a la gente
  • eres un terrorista que va a poner una bomba
atentado-torre-europa-2002

Torre Europa, Madrid – Foto del Periódico ABC

 

Si en tu empresa sois 4 gatos, no hace falta tener este registro porque os conocéis todos y probablemente has avisado a Recepción de que estás esperando una visita.

Si tu empresa tiene más de 50 empleados, sí es necesario tener un control de entrada porque si no aquello se convertiría en el metro, carteristas incluidos.

Cuando las empresas tienen +100 empleados, cuando llegues a Recepción te darán además una tarjeta de identificación o una pegatina para que te la pongas en un lugar bien visible. Es la Visitor Card. La gente normal se la pone, los gilipollas no 😤

En las empresas grandes hay tarjetas para todos. Tienen las ID Card para empleados y las Visitor Card. Así se sabe quién es quién. Es obligatorio llevarlas colgadas al cuello.

Hoy te voy a contar unas cuantas anécdotas sobre el grado de gilipollez de la gente que viene de visita a la oficina o trabaja temporalmente en ella, para que te eches unas risas.

Un gilipollas entrando en un rascacielos

En los rascacielos entran muchas personas. Empleados de oficinas, proveedores, turistas, gente que va a reuniones … Como hay mucho ajetreo, es importante el tema de la seguridad por los motivos que te mencioné más arriba.

Por eso, a la entrada de los rascacielos hay una mesa de registro en donde tienes que dar tu nombre y enseñar tu tarjeta de identidad (DNI) o pasaporte. En algunos edificios tienen arcos de seguridad como los del aeropuerto.

Aunque te hayas identificado, en muchos edificios no te dejan subir hasta que alguien de la empresa que vas a visitar autorice que puedes pasar. Es decir, llaman de Recepción del edificio a la Recepción de la empresa a avisar que Fulanito está abajo y preguntar si puede subir.

recepcion-empresas

Una vez hayas dicho tu nombre y enseñado tu identificación, te darán una pegatina de un determinado color o una tarjeta de visitante que te tienes que poner sí o sí. El color indica si vas solo a una reunión o si vas a pasar allí el día y entrarás y saldrás varias veces (a fumar, a almorzar, etc).

Cuando confirmas una reunión siempre avisas y yo incluso vuelvo a recordarlo por email o teléfono el día de antes:

– Acuérdate de traer el DNI que sino no te dejan pasar

Si asiste un grupo a la reunión, la historia cambia. El día de antes tienes que pasar un listado a Seguridad y Recepción del edificio con los nombres, DNIs y pasaportes de todos.

La gente normal lo entiende y te facilita sus datos. Los gilipollas no porque se piensan que vas a utilizarlos para meterlos en una lista de correos spam o algo por el estilo. Al final consigues convencerles, pero solo después de haberles prometido que te tomas la Ley de Protección de Datos Personales muy en serio.

Al día siguiente cuando llegan al edificio, te llaman de abajo:

– Erika, aquí hay está el Sr. Dominguez que dice que va a vuestra oficina a una reunión. No ha traído DNI, pasaporte, carnet de conducir ni nada que le identifique. ¿Qué hacemos?  ¿Le dejamos pasar?

Y te diré, querido lector, que más de una vez dije que no. ¿Por qué? Por gilipollas 😂

El Sr. Dominguez no lleva el DNI porque pensó que con dar un número ya era suficiente. No tuvo en cuenta que se comprueba la identidad de cada persona con la foto y datos del carnet de identidad o pasaporte. Es lo mismo que en un aeropuerto.

Tranquilo, la reunión no se cancela nunca porque siempre aparecen 17 personas a hacer bulto en las reuniones y los gilipollas suelen ser los que van de paquete.

Un gilipollas entrando en la oficina

Él va directamente a buscar a la persona con la que se va a reunir. No saluda a Recepción ni se presenta ni nada:

– Oiga, oiga, espere … no puede pasar … oiga ¿cómo se llama? ¿a dónde va?

Debo añadir que un gilipollas siempre se presenta unos 20 minutos antes de la hora prevista de la reunión.

Suena mi teléfono:

– Erika, se me ha colado, no he podido pararle
– Pero ¿le has perseguido?
– Sí, pero va como alma que lleva el diablo y se ha puesto a sonar el teléfono de la centralita

Entonces me levanto y salgo corriendo a interceptarle por el pasillo. Cuando le veo pongo la mejor de mis sonrisas:

– Buenos días, Fulanito, has llegado tan pronto que la sala no está preparada. Lo siento, tienes que esperar en Recepción. Te acompaño.

Y en el camino de vuelta a recepción siempre lo mismo:

– No pasa nada, voy primero a saludar a tu jefe y cuando la sala esté lista ya vamos los dos para allá

Aquí saco mi retahíla de excusas típicas de las secretarias

– No, es que mi jefe está en una conference call ahora. No acaba hasta dentro de 15 minutos.

Porque esta gente no piensa que:

  • los demás están ocupados
  • que no quiere verle antes de la reunión porque es un pesado y le cae mal
  • que a lo mejor mi jefe quiere ir a echar una meadilla antes de empezar la reunión

Que no, que no se puede llegar tan pronto a los sitios. Y si eres gilipollas, te toca esperar en Recepción hasta que yo te diga 😝

Bueno, si tienes un cargo super importante como super CEO, quizás me apiade de ti y te meta en alguna salita a esperar. Si tengo el día bueno, a lo mejor hago la gracia y te traigo un vaso de agua.

Un gilipollas dando vueltas por la oficina

Como dije antes, cuando las empresas tienen muchos empleados, es obligatorio que todos lleven colgada su tarjeta porque al ser tantos no nos conocemos. La tarjeta sirve para ver quien es empleado, quién trabajador temporal y quién una visita.

tarjeta-empleado

Dentro de los trabajadores temporales hay varios tipos:

  • Los que están por ETT o los in-plant*
  • Los consultores o auditores

Suele ocurrir que los del segundo grupo se creen por encima del bien y del mal. Se piensan que son super importantes. Alguien de su categoría no lleva nunca una tarjeta colgada.

De modo que, cuando te cruzas con ellos, no sabes si son esos que vienen a sacar todos los trapos sucios de las cuentas de la empresa, carteristas con traje y corbata o terroristas.

Muchas veces piensas que quizás son una nueva incorporación y que RRHH no les ha dado el manual de bienvenida y por eso no saben que tienen que llevar la acreditación:

– Hola ¿eres nuevo? Perdona, pero te tienes que poner la tarjeta
– No, soy auditor
– Los auditores también tenéis que llevarla
– ¿Por qué? No soy de la empresa
– Por eso mismo. Los demás podemos pensar que eres un ladrón y llamar a Seguridad para que te echen de aquí a patadas.
– ¿Y quién eres tu para llamarme la atención?
– Soy la que pone la factura de tus servicios la primera o la última en la carpeta porta-firmas del CEO para que la vise pronto o el mes que viene ¿Qué te parece? ¿te pones ahora la acreditación?

Y así es como les quito la tontería con lo de ponerse o no la tarjeta 😝

***

¿Tienes tarjeta identificativa en tu empresa?

¿Trabajas en Recepción y te ha ocurrido alguna anécdota parecida? Cuéntamela

* in-plant o in-house employee es alguien de otra empresa que trabaja de forma temporal en tu empresa. Suelen ser los que llevan un proyecto informático o de refuerzo en el algún departamento. Pueden estar meses o años. Cuando se acaba su “misión”, su empresa les manda a trabajar en otro proyecto en otra empresa.

Imágenes de Freepik y Bitstrips