14 Comentarios

  1. kader
    30 junio, 2014 @ 19:01

    Me gusta lo que escribes aquí. Acabo de enlazar tu blog en el mío, ''mejores enlaces''.saludos

    Responder

  2. Erika Martin
    30 junio, 2014 @ 19:15

    wow, muchas gracias Kader. saludos

    Responder

  3. Humoreo Luego Río
    5 julio, 2014 @ 11:21

    Y luego todo el mundo piensa que el trabajo de despachos es una bicoca.
    ¡¡¡Que estrés Dios mío!!! ¡¡¡Te felicito por el relato, bueno y entretenido!!!

    Responder

  4. Erika Martin
    5 julio, 2014 @ 13:36

    gracias Humoreo 🙂

    Responder

  5. Juanan G.C.
    14 julio, 2014 @ 16:10

    Hola Erika, solo tengo una cosa que decirte:

    VAYA HUEVOS TIENES, reina!!!! 😉
    En serio, es un horror tener que lidiar a diario con gente así, deberían ser conscientes que no están en casa, que trabajan con personas, asalariados, no esclavos.
    Un abrazo

    Responder

  6. Erika Martin
    14 julio, 2014 @ 18:57

    jajaja Juanan ¿sabes qué? estoy convencida de que estos tipos en su casa son unos "calzonazos" y cuando llegan a la oficina se comportan así porque es en el único sitio que pueden mandar. Lo malo es que muchas veces se pasan y la paciencia de los colaboradores se acaba.
    Un abrazo

    Responder

  7. Hilda Hurtado
    5 octubre, 2014 @ 17:13

    jajaja muy buena +Erika Martin, me he recordado cuando mi jefe discutía con la Ex-Administradora de su negocio, ella lo sacaba de sus casillas, que hacia volar la mercancía por los cielos ( anillos de diamantes), yo no podía creer lo que veían mis ojos, todos esos diamantes volando por los aires. Jajajaja me he divertido, buen comienzo para mi día. Un abrazo.

    Responder

  8. Erika Martin
    5 octubre, 2014 @ 17:18

    ¿Arrojaba anillos de diamantes tu jefe, Hilda? ¡increíble! La verdad, es que a veces se enfadan tanto, que lanzan al aire lo primero que tienen a mano, sin pensar lo que es.
    Un abrazo

    Responder

  9. Alejandra Alt
    14 agosto, 2016 @ 15:50

    Waooo es increible lo qué sucede en una oficina no tenia ni la menor idea de que esto sucediera que horror para las secretarías y que valor para hacer este trabajo

    Responder

    • Erika Martin
      14 agosto, 2016 @ 15:56

      Hola Alejandra,

      tristemente muchos jefes se comportan así. Una pena que nadie se acuerde de la secretaria que lo sufre 😫
      Gracias por el comentario y que tengas muy buen domingo

      Responder

  10. Mirta
    14 agosto, 2016 @ 19:47

    Querida Erika, siempre que contas los problemas, es con tanta gracia, que se uno se olvida de la cantidad de de personas que trabajan a merced de loco maleducado. Esta claro que el que grita, nunca sera un líder!
    Un beso grandee, feliz semanita!!

    Responder

    • Erika Martin
      14 agosto, 2016 @ 20:43

      Te aseguro que hay muchos locos de estos en la oficina, Mirta. Pero no vale la pena lamentarse, lo mejor es reírnos de ellos.
      Efectivamente una persona así nunca jamás llegará a ser líder.

      Muy buena semana para ti también y besote gigante. Abrazos

      Responder

  11. Marisa Doménech
    15 agosto, 2016 @ 00:02

    La verdad es que para lidiar con personas así no se necesita solo paciencia sino cordura, como la que tu tienes, Erika. He leído algunas cosas sobre la capacidad de liderazgo y tengo que reconocer que estos perfiles de jefes y cargos equidistan bastante de sus premisas, al menos, en lo que es ideal y en sus principios. Otra cosa es la tiranía…uff!
    Me ha encantado el post y tu capacidad para sobrellevar con destreza estos días negros que en realidad no son tuyos sino de tu jefe, pero lo pagan los demás. Menos mal que tienes un carácter excepcional y el buen humor no te falta.
    Un beso, mi simpática amiga.

    Responder

    • Erika Martin
      15 agosto, 2016 @ 13:35

      Hola Marisa,

      es que ya ni siquiera es liderazgo, sino algo más básico: modales y respeto. Para aguantar a este tipo de personajes se necesita paciencia y templanza en plan madre. Es lo mismo que cuando tu hijo pequeño quiere le compres chuches en el supermercado y tu le dices que no. Le dará la rabieta, la pataleta y montará el numerito … al menos yo me lo tomo así 😉 El bueno humor no puede faltar nunca
      Estos son los pequeños detalles por los que no vale cualquiera para un puesto como el mío.

      Un besote muy fuerte, guapa

      Responder

No seas tímid@, deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar en el enlace para ampliar información.plugin cookies

CERRAR
A %d blogueros les gusta esto: