15 Comentarios

  1. Pymes Unidas España
    20 julio, 2018 @ 16:19

    Se te ha olvidado (quizas) una posible ventaja…
    Dicen que un tranquilo es capaz de calmar a uno más nervioso… Quizás se calme algún jefe y el ambiente en la empresa no sea tan tirano, jeje.

    Responder

    • Erika Martin
      20 julio, 2018 @ 16:51

      Pues no había caído en eso, Endika, pero ahora que lo dices se podría meter a un perro pachón en el despacho del jefe, a ver si hace le contagia la pachorra y se vuelve más humano y menos tirano 😉

      Espero que los de la «felicidad» en la empresa tomen nota de tu sugerencia.
      Buen fin de semana

      Responder

  2. Óscar
    20 julio, 2018 @ 18:19

    Es una buena idea, pero en España es difícil que cuaje. La gente es muy insolidaria en general, y sólo piensa en el beneficio propio sin importarle los demás un carajo. En Alemania la gente que tiene perro paga un impuesto por él y tiene la libertad de llevarlo a cualquier sitio. En España muchos no pagarían un impuesto por tener un perro. Además, es cierto que no todos los perreros recogen los excrementos de su perro. Vivía en un barrio que solía estar lleno de «regalos». Incluso había quien paseaba a su perro y la bolsa que día tras día era la misma. Hice una entrada al respecto. No solo son insolidarios y egoístas los que no tienen perro. Lo que sí es cierto es que esta medida podría gustar no solo los terreros, si no a personas que no lo tenga. Si bien es cierto que lo ideal sería una sala acondicionada para ellos por evitar distracciones que puedan generarse con ellos en la oficina. Perdón por el rollo. Besitos

    Responder

    • Erika Martin
      20 julio, 2018 @ 22:33

      Hola Óscar,
      yo pagaría encantada ese impuesto y seguro que la gente responsable que tiene (o quiere tener) perro también pagaría ese impuesto, al igual que pagamos el seguro de tenencia de animales. La existencia de esa tasa disuadiría a muchos irresponsables de tener en casa a un perro para abandonarlo p.ej. en las vacaciones de verano.
      Efectivamente hay gente que no recoge los excrementos. Tan fácil como denunciarles y que les caiga una multa. En Madrid la sanción es entre 751€-1.500€ y si eres reincidente, asciende la cuantía. Por supuesto, animo a todo el mundo a denunciar.
      Por otro lado, a mi también me parece una cerdada las mamás que ponen a hacer pipi a los niños en medio de la acera o los adultos que cagan en los parques y luego dicen que son meadas/truños caninos … nadie está libre de pecado.
      En cuanto a los perros en las oficinas españolas, estoy de acuerdo contigo, no veo que se una idea que vaya a generalizarse.
      Rollo el que te he echado yo jajaja Besos

      Responder

  3. marigem
    22 julio, 2018 @ 08:30

    Pues yo quisiera una oficina cats friendly.
    Lo de la señora de la limpieza me ha recordado a mi madre, que hace 20 años, en un ataque de limpieza para quitar una mancha(que solo ella veía) de la bañera mezcló agua fuerte, lejía y amoníaco, y yo soy alérgica. Debo decir que no contaba conmigo pero fui a verla y tuve que ir al baño, que parecía una cámara de gas de un campo de concentración y acabé en urgencias. Aún recuerdo cuando me preguntaron si mi madre sabía leer(con toda la razón) y lo ofendida, a la par que culpable que se sintió ella.

    Tu teoría tiene sentido, por cierto.
    Besos.

    Responder

    • Erika Martin
      24 julio, 2018 @ 20:50

      Hola Marigem,

      he de decirte que cuando investigaba para escribir el post, vi vídeos corporativos de varias empresas que dejan llevar también a los gatos a la oficina.

      Te entiendo perfectamente con lo del campo de concentración y la cámara de gas. Tenemos el enemigo casa. Mi hermana limpia la casa con lejía, las ventanas con amoniaco y de remate echa ambiantador. Imagínate qué bomba. Cuando voy a verla siempre tengo que recordarle que no limpie. Pero no hay suerte, ataque de asma asegurado y ella ofendida porque exagero «haciendo el paripé de que que me estoy ahogando».

      ¿A que tiene sentido mi teoría? Si es que nos venden la moto de una forma …

      Muchos besos

      Responder

  4. Ana Vazquez
    22 julio, 2018 @ 21:51

    ojala nos dejaran en todos los trabajos! besitos!

    Responder

    • Erika Martin
      24 julio, 2018 @ 20:21

      Ya te digo, Ana, estaría fenomenal que nos dejaran llevar a nuestras mascotas a la oficina.
      Besos

      Responder

  5. ramrock
    25 julio, 2018 @ 20:50

    Me parece genial, pero, si se pueden llevar perros, ¿porque no cobayas?

    Con lo buenecitas que son y hasta suben escaleras y todo : https://youtu.be/glpWmtbTBwA

    Responder

    • Erika Martin
      25 julio, 2018 @ 22:05

      Hola Ramrock,

      se ha empezado por perros y gatos, pero no dudo de que en el futuro también se puedan llevar cobayas. Ellas no necesitan una zona habilitada, puede estar en el bolsillo de la camisa, chaqueta, etc.

      Lovely evening!

      Responder

      • ramrock
        26 julio, 2018 @ 00:14

        Jugando con el ratón del ordenador …

        Jajajajajajajajajajaaaaa…

        Good summertime.

        Responder

  6. Maryasexora
    25 julio, 2018 @ 23:12

    Ya sé que aquí, en España, es difícil, pero me encantaría poder llevarme al trabajo a mi perrón. Creo que el trabajo se me haría más llevadero, aunque reconozco que para él quizá no fuese demasiado bueno y se aburriría como una ostra el pobre.
    Besicos

    Responder

    • Erika Martin
      10 agosto, 2018 @ 16:33

      Hola Mary,

      si a ti y a tus compañeros os dejasen llevar los perros al trabajo, tu perrete se podría entretener con los peludos de tus compañeros. Ojalá llegue el día en el que se acepte llevar la mascota al trabajo con toda naturalidad.

      Muchos besos

      Responder

  7. Coach Maribel Aponte
    26 julio, 2018 @ 16:16

    Posiblemente yo sería de las que no se pueden concentrar. Es que cada vez que mi perra pastor alemán viene y me mira con esos ojos hermosos…. muero. Me la como a besos. Me ha encantado este artículo. ¡Enhorabuena!!!

    Responder

    • Erika Martin
      10 agosto, 2018 @ 16:35

      Te entiendo perfectamente, Maribel, esas miradas perrunas son irresistibles. Imposible no parar un momentito para darle un achuchón.

      Me alegro que te haya gustado el post. Muchas gracias 🙂

      Responder

No seas tímid@, deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de mi política de cookies. Puedes pinchar en el enlace para ampliar información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: