15 Comentarios

  1. Conxita
    26 Mayo, 2017 @ 20:22

    No he tenido que hacerlo, pero no creo que sea fácil porque una buena silla es fundamental.
    Saludos

    Responder

    • Erika Martin
      26 Mayo, 2017 @ 20:36

      Hola Conxita,
      la verdad es que este marrón tampoco me ha caído a mi nunca. Debe ser complicado por las características técnicas de la silla, que te deben sonar a chino como a la protagonista de esta historia, y sobre todo por los gustos caprichosos de los jefes, jajaja
      Muchas gracias por estar ahí y comentar.
      Un abrazo y muy buen fin de semana!

      Responder

    • Equipo de LambdaTres
      29 Mayo, 2017 @ 11:44

      Hola Conxita, es cierto que una buena silla es fundamental, pero ya te confirmamos nosotros que como en el post, muchos jefes miran antes el bolsillo que la calidad de la silla. ¡¡Aunque al final les acaba saliendo caro por las bajas laborales!!

      Responder

  2. Christian Buxaderas
    27 Mayo, 2017 @ 10:38

    genial como siempre y tan real como la vida misma

    Responder

    • Erika Martin
      28 Mayo, 2017 @ 14:38

      Gracias, Christian!! La verdad es que la historia del post ocurre más a menudo de lo que podríamos pensar 😉
      Un abrazo

      Responder

    • Equipo de LambdaTres
      29 Mayo, 2017 @ 11:45

      Hola Christian, desde luego que muchas veces la realidad supera a la ficción. Gracias por tu comentario 😉

      Responder

  3. Chelo
    29 Mayo, 2017 @ 17:11

    A mí me cayó el marrón de elegir un sillón para mí. Mi jefa quiso que fuera yo a probarlos en persona y escogiera la que me gustara. ¡Qué lío! que si muy suntuoso, que si muy caro, que si muy malo…no me aclaraba de ninguna manera. Al fínal dí con uno que es genial, bueno, bonito y (no) barato, pero entraba en el presupuesto que me dijeron.
    Tu post me ha rrecordado esto, y las imágenes me han dado hasta risa.
    Besos, Erika.

    Responder

    • Erika Martin
      29 Mayo, 2017 @ 18:08

      Hola Chelo,

      debe ser abrumador porque hay tantos modelos con tantas opciones y precios que debes salir de la tienda con la cabeza como un bombo. Al menos la silla era para ti que sabes tus gustos jaaja los jefes ya sabemos que cambian de opinión cada 5 minutos y es difícil acertar con ellos. Me alegro de que encontraras una silla genial 😉

      Que bueno que el post de mi autor invitado, Lambda Tres, te haya recordado aquella anécdota y que te hayan gustado sus viñetas.

      Muchas gracias y que tengas muy buena semana.
      Besos!

      Responder

    • Equipo de LambdaTres
      30 Mayo, 2017 @ 08:34

      Hola Chelo,

      Gracias por tu comentario.

      Elegir silla de oficina es un trabajo complicado, porque lo normal cuando llegas a un trabajo es que ya tengas una, y buena o mala, es la que hay y no se elige. ¿Te imaginas a alguien en su entrevista de trabajo preguntando por el modelo de silla que tendría? ¡Sería el candidato más raro!

      Un abrazo!

      Responder

  4. marigem
    29 Mayo, 2017 @ 19:07

    ¡¡¡Hola!!! Jajaja, parece fácil pero elegir una silla tiene su intríngulis. Me ha gustado mucho el post y los dibujos son geniales.
    Besos y feliz semana.

    Responder

    • Erika Martin
      29 Mayo, 2017 @ 19:15

      Hola Marigem,
      yo creo que superar el marrón de elegir silla para tu jefe es más complicado que cocinar recetas veganas o hacer SEO en el blog 😂😂
      Genial que te haya gustado el post y los dibujos. Muchas gracias
      ¡Muchos besos y muy feliz semana!

      Responder

    • Equipo de LambdaTres
      30 Mayo, 2017 @ 08:38

      Buenos días Marigem,
      Cuando alguien viene a nuestra exposición a comprar una silla para otra persona y le empezamos a hacer las preguntas “¿Cómo la quiere? ¿Con basculante? ¿Sincro? etc.”, empiezan a tener sudores fríos, xD

      ¡Nos alegra que te haya gustado el artículo y las viñetas!

      Responder

  5. Maryasexora
    31 Mayo, 2017 @ 22:57

    Pues anda que no tiene historia comprar una silla… pero hay que reconocer que si tu trabajo requiere estar sentada muchas horas, una buena silla es fundamental. Lástima que no todas las empresas lo entiendan así. Y no lo digo por la mía que nos quiere y adora y nos compra sillas… ¿nos compra sillas? Ahora que lo pienso… hasta aquí puedo escribir sin meterme en líos.
    Besicos

    Responder

    • Erika Martin
      31 Mayo, 2017 @ 23:11

      jajaja Mary, no nos dejes así ¿qué pasa, no renuevan en tu trabajo de vez en cuando las sillas? ¿os tienen sentados en taburetes sin respaldo ni reposa brazos? ¡nah! es broma, no te quiero meter en líos.

      Supongo que será tan complicado como elegir uno de los juguetes que presentaste el otro día en tu programa de radio … hay tantas opciones y precios, que al final te vuelves loca 😉
      Muchos besos

      Responder

    • Equipo de LambdaTres
      1 Junio, 2017 @ 08:26

      Hola Maryasexora, ¿por qué nos dejas con la intriga? ¿tendrías que matarnos si nos lo cuentas? 😉

      Bromas aparte, es una lástima como dices que muchas empresas no entiendan la importancia, no solo de la silla, sino de tener cómodos y a gusto a sus empleados. ¡Así rendiríamos mucho más! Pero mientras se dan cuenta, ya nos vengamos nosotros de nuestros jefes pasándonos entre horas por este blog para echarnos unas risas.

      Qué tengas un buen día 🙂

      Responder

No seas tímid@, deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar en el enlace para ampliar información.plugin cookies

CERRAR
A %d blogueros les gusta esto: