9 Comentarios

  1. Victoria
    15 febrero, 2019 @ 21:19

    Te falta un clásico. El “Pósi”! Si no recuerdo mal la leyenda era que en la 3M inventaron un pegamento que no valía para lo que hacía falta porque se evapora demasiado rápido y perdía adherencia… y llegó un fulano y se cogió un bote y lo usó para pegar notas aquí y allá que no quería que se quedasen ahí puestas para siempre. Ya se podía haber pegado los h***** que tengo la pantalla llena los lunes por la mañana….

    Responder

    • Erika Martin
      15 febrero, 2019 @ 21:28

      El “pósi” y el celo me los estoy reservando para futuras entradas que si no este post se iba a hacer muy largo. Pero mira, no sabía que era un invento de 3M.

      jajaja ¿tienes la pantalla llena de “pósis”? me parto contigo, Victoria

      Responder

      • Victoria
        15 febrero, 2019 @ 21:42

        Lo mío es una Cruz. Me voy a empresas serias y me preguntan qué tal llevo el Kanban… Les contesto que qué quieren saber , pero que en mi empresa no se usa software para monitorizar sino que hacemos tarjetitas de colorinches y luego viene Mayra Gómez Kemp y las va leyendo y depositando en los agujeritos del tarjetero de la pared…

        Es como cuando en regreso al futuro hacen funcionar el coche con tecnología de los 50. Si pirular, pirula. Pero le enseñas el condensador de fluzo a alguien medio serio y no te dirige la palabra…

        Responder

  2. María Rivero Sánchez
    15 febrero, 2019 @ 21:35

    Hola:

    Curiosa entrada. La verdad es que a veces usamos tanto este tipo de productos que no nos planteamos que tienen toda una historia de pruebas y errores, sobre todo errores jeje.

    Curioso es también que, cuando comencé a leer el post tenia claro que iba a salir Sumergía, porque me ha traído a la mente recuerdos de una asignatura que di en la Universidad, y que se llamaba “Los orígenes de la escritura”. En alguna ocasión hablamos sobre resinas y sangre como primitivos pegamentos. El recuerdo llega hasta ahí, tampoco tengo claro porque de “escritura” pasamos a hablar de “pegar” porque no imagino que los escribanos sumerios tuvieran un prehistórico bote de pegamento en sus mesas de trabajo… o tal vez sí! ¿Quién sabe?

    Un beso

    Responder

    • Erika Martin
      15 febrero, 2019 @ 21:47

      Hola María,

      ¡qué bueno! yo descubrí lo de los sumerios (y las demás civilizaciones) investigando para este post. Siempre había pensado con los colores de las pinturas se hacían mezclando barros y tierras de colores. Cuando leí lo de la sangre se me pusieron los ojos como platos.

      Oye, lo mismo sí tenían los escribanos su bote de pegamento sobre su escritorio. Eso habrá que investigarlo también.

      Un besote

      Responder

  3. Óscar
    16 febrero, 2019 @ 17:16

    Muchas gracias por estas clases de historia tan divertidas que nos das. Besitos

    Responder

    • Erika Martin
      18 febrero, 2019 @ 12:39

      Muchas de nadas, Óscar. Me alegro de que te gusten.

      Un abrazo

      Responder

  4. Conxita
    17 febrero, 2019 @ 13:37

    Muy bueno Erika, desde luego el pegamento era un auténtico desconocido para mi.
    Besos

    Responder

    • Erika Martin
      18 febrero, 2019 @ 12:38

      Hola Conxita,

      utilizamos un montón de cosas a diario sin pararnos a pensar la historia que tienen detrás. A veces resulta hasta curiosa.

      Gracias por tu comentario. Un besote

      Responder

No seas tímid@, deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de mi política de cookies. Puedes pinchar en el enlace para ampliar información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: