11 Comentarios

  1. Victoria
    24 febrero, 2019 @ 11:22

    Agárrate, que vienen curvas.

    En mi empresa, nuestro nuevo CEO tiene un sistema de premios… bonus? Nooo, eso sería demasiado práctico.

    El tipo ha creado una tabla de «retos», desde mejorar producto o procesos , hasta dejar de fumar o tener una vida saludable.

    El premio? Una moneda en oro chapado de 24k CON SU CARETO ESTAMPADO, que no te puedes llevar a la casa de empeños y que, si te vas de la empresa , tendrás que devolver todas las acumuladas.

    La verdad es que no sé cuánto te pueden dar en el usurero por semejante horterada, pero la cotización actual dentro de la empresa son… DIEZ EURAZOS!!! Sí, amigos, mejoras la eficiencia de la empresa y te enchufas diez eurazos de vellón (eso si se dejan tocar los procesos, que ya lo he intentado dos veces y he salido trasquilada no, lo siguiente. No me han mandado a la calle porque mi jefa me tiene en alta estima, la pobre).

    Total, que revolucionas la empresa (como digo, si te dejan), te quitas de fumar y te pones al día con la Operación Bikini, y puedes ir a canjear tus tres moneditas por una tarjeta regalo para una cena en el McDonald’s más caro de la ciudad.

    Ole, ole, y ole.

    Responder

    • Erika Martin
      24 febrero, 2019 @ 11:54

      Mira que has avisado con lo de agárrate que vienen curvas, Victoria, pues me has dejado sin palabras.

      He conocido muchos egos crecidos, pero ninguno como el CEO de tu empresa con su propia moneda de oro. Y encima las tienes que devolver si un día te vas de la empresa. ¡Estoy alucinando! Más cutre y hortera no se puede ser.

      Suele ocurrir que los concursos de ideas para mejorar cualquier cosa al final quedan en nada. Porque las mentes brillantes, comités de expertos y equipo de consultores externos (contratados a millón de euros) se tienen que reunir 200 veces para comer bollos y beber café estudiar cómo implementar todas esas mejoras. ¡Imagínate! es súper complicado cambiar cosas que siempre se han hecho de una determinada forma. Así que se quedan como están … y a la larga, los empleados dejan de participar porque «pa’ qué». Además así evitan salir escaldados como te ha ocurrido a ti.

      Responder

      • Victoria
        25 febrero, 2019 @ 18:49

        Esa cosas son un maldito brindis al sol, por lo general. A ningún emperador le gusta oír que va en pelotas y que dos capullos le han timado, está claro. Cómo vas a llegar tú, que encima no tienes títulos nobles en la tarjeta de visita, y les vas a decir que la llevan pifiando desde que montaron la empresa y que van camino de ir a aún peor, aún demostrando todo teórica y prácticamente?

        Echo de menos al «Fumeta de la bicicleta», el que palmó. Nos llamábamos de HdP para arriba , pero el tipo sabía dar el brazo a torcer cuando se le demostraba que la cagaba… ese hombre se merece una calle en Mierdapueblen con su nombre. Fumetanstraße.

        Responder

        • Erika Martin
          25 febrero, 2019 @ 21:15

          Por eso mismo triunfan los pelotas en las empresas, Victoria. Ellos siempre dicen lo que el emperador quiere oír. Justo al contrario de todos los demás, que soltamos cualquier tontería y, claro, vas a la lista negra o a la cola del paro.

          jajaja, muy bueno lo de la calle en Mierdapueblen, aunque te ha faltado un pequeño detalle: Straße der Herr Doktor Professor Dipl. Ing. Fumetan … creo que no me he dejado ningún título.

          Responder

          • Victoria
            26 febrero, 2019 @ 05:49

            Jajaja Fumeta en Bicicleta creo que tenía el Abi Abschluss raspadito … Pero se inventó un software y aprendió a base de Google y de escuchar . Quizá esa sea la diferencia, que mis nuevos Cxx se sacaron su Dipl. Eng. , enrollaron el diploma, se cogieron los tobillos….(hasta aquí puedo leer) , y a su pompa y sus Porsche Cayenne debe ser que Google no llega , lo de aprender cosas nuevas se acabó cuando se inventó el fax; empresaurios en estado puro.

            Como decía mi madre «lo que la vida no te da, Salamanca no te lo presta».

            Responder

  2. Marisa Doménech Castillo
    24 febrero, 2019 @ 22:14

    Hombre, está muy bien incentivar, pero pienso que este tipo de cosas deberían ser más prágmáticas, prácticas a la hora de que la remuneración o el beneficio fuese mútuo, quiero decir, que se llevaran los trabajadores algo material como premio al esfuerzo. Sí que es cierto que cuando hay buen rollo se produce más. Un saludo para tí, Erika. Ando un tanto dispersa últimamente por cuestiones personales. Me alegro mucho de volver a leerte. Ya llevo dos posts hoy, jejejeje. Besitos, preciosa e inteligente compi

    Responder

    • Erika Martin
      25 febrero, 2019 @ 21:22

      Hola Marisa,

      qué alegría verte de nuevo por mi blog.

      Lo de llevarse el material ya se hace sin concursos jajaja ¿quién no se ha llevado bolis, paquetes de folios, cuadernos y cosas así? Desde luego cuando hay buen rollo se va a trabajar con otro espíritu y se produce más.

      Mil gracias por el comentario. A ver si saco tiempo yo también y me paso por tu blog.
      Un besote muy grande

      Responder

  3. elrincondemonica05
    26 febrero, 2019 @ 16:30

    Hola Erika, que interesante. En todas las empresas que he trabajado y en la que estoy actualmente, nunca se ha incentivado al trabajador con concursos ni nada por el estilo. Aunque casi mejor, ya que yo para algunas cosas soy un poco pato y la podría liar. Feliz tarde. Besitossss

    Responder

    • Erika Martin
      27 febrero, 2019 @ 13:03

      ¿Qué me dices, Mónica? ¿nunca se han hecho concursos en ninguna de las empresas por las que has pasado, ni siquiera uno de tartas o recetas como el comento en el artículo? Ahora que está de moda todo esto de la felicidad en la empresa y fidelizar a los empleados, me sorprende mucho que los de RRHH de tu empresa no hagan nada. Ojo, que la participación siempre es voluntaria. Así evitas liarla 😉

      Un besote

      Responder

  4. El desvan de vicensi
    12 marzo, 2019 @ 23:11

    Hola Erika, me encanta la idea de incentivar al trabajador con concursos. Sería una buena idea que las empresas lo pusieran en practica. Un beso

    Responder

    • Erika Martin
      17 marzo, 2019 @ 19:34

      Hola Vicensi,

      se me había escapado tu comentario. ¡Mil perdones!

      Hay muchas empresas que hacen este tipo de concursos, aunque por desgracia no todas. A ver si empiezan a espabilar las que no los hacen.

      Un besote

      Responder

No seas tímid@, deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de mi política de cookies. Puedes pinchar en el enlace para ampliar información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: