16 Comentarios

  1. María Rivero Sánchez
    24 Noviembre, 2017 @ 20:16

    Aun recuerdo la ilusión que me hizo la primera cesta de Navidad que me regalaron cuando todavía trabajaba “normal”. Ilusión que duró 5 minutos: hasta que, como apuntas, me di cuenta de que volvía a casa en metro. Además las jefas habían metido muchas botellas, ahí, baratuchas, pero que pesaran bien, yo soy alérgica a cavas y champagnes, así que, encima de cargar, ni me los iba a beber, porque además, volvía a casa por Navidad… Vamos, que las cestas no se las deseo ni a mi peor enemigo.

    Por ciero, inspirándome en tu post del año pasado y en los comentarios, había pensado en escribir uno sobre los regalitos que nos mandan a los freelancers en estas fechas, pero las empresas cada vez envían menos, así que sería un post tipo “el fantasma de la Navidad pasada”, así que tal vez aproveche para quejarme un poco jeje.

    ¡¡Un beso y feliz finde!!

    Responder

    • Erika Martin
      25 Noviembre, 2017 @ 10:40

      Hola María,

      tu comentario me ha hecho recordar la primera vez que me dieron cesta a mi también. Fue una pesadilla ir cargando con ella en el metro porque pesaba como un demonio. Qué manía tienen de meter cava y vino del malo para que pese y te creas que es una super cesta. A partir de entonces llamaba a mi padre para que me fuera a buscar al trabajo en coche.

      “El fantasma de la Navidad pasada”: me encanta la idea 🙂 Nunca me había planteado que a los freelancers también les hacen regalitos navideños. Escribe es post, porfis, que seguro que tienes alguna anécdota de algún regalo, de alguien que te sorprendió por hacerte o no un regalo y, como dices, puedes aprovechar para quejarte un poco jiji

      ¡¡Un beso y muy feliz finde!!

      Responder

  2. ramrock
    24 Noviembre, 2017 @ 20:22

    Oye ¿Y si llenamos la empresa de cobayas?

    Cuiii cuiii cuiiii … jajajajajajajajajaja

    https://wallpapersafari.com/w/lot8YB/

    Lovely weekend.

    Responder

    • Erika Martin
      25 Noviembre, 2017 @ 10:43

      Las cobayas con el gorro navideño podrían ser un elemento decorativo animado en la oficina 😉

      Lovely weekend!

      Responder

  3. José Antonio Ramírez Gonzalez
    25 Noviembre, 2017 @ 00:55

    Muy bhen teabajo Erika, me encanta tu blog por creativo, ameno e informativo. Enhorabuena.

    Responder

    • Erika Martin
      25 Noviembre, 2017 @ 10:44

      Mil gracias, José Antonio. Comentarios como el tuyo me motivan a seguir escribiendo artículos en el blog.
      Buen fin de semana!

      Responder

  4. Conxita
    25 Noviembre, 2017 @ 12:42

    Mucho se habla de las fiestas navideñas en el trabajo y en algunos casos son un auténtico horror. Recuerdo en un lugar en el que trabajaba en el que los puñalazos por la espalda eran frecuentes y se practicaba la escalada que decidieron impregnarse del espíritu navideño y te aseguro que fue una auténtica pesadilla porque encima era “obligatorio” asistir y hacer como si fuera la mejor idea que se había tenido, afortunadamente cambié de lugar de trabajo.
    Me molesta mucho la hipocresía de la gente y personas que son un horror convertidas en dulces durante la navidad me resulta especialmente molesto, a mi si alguien no se sabe comportar y es un mal compañero o jefe ni en navidad me apetece hacerle ni una sonrisa ni mucho menos la rosca, creo que el espíritu navideño mejor que se de durante todo el año.
    Besos guapa

    Responder

    • Erika Martin
      25 Noviembre, 2017 @ 19:25

      Hola Conxita,
      cuanta razón tienes, la hipocresía reina en Navidad. Que te están todo el año haciendo la vida imposible y de repente todos tan amigos y colegas en la cena de la empresa.
      Hace años que decidí no sulfurarme con este te tema y cambié el chip mentalizándome con que al menos durante un par de días no vuelan los cuchillos por el pasillo. Me alegro de que ya no trabajes en ese sitio tan “chungo”.
      Di que sí, el espíritu navideño tiene que practicarse todos los días del año.
      Muchos besos

      Responder

  5. #Jerby @ratonbloguero
    27 Noviembre, 2017 @ 11:31

    Hola Erika

    Este post me ha dado una muy buena idea para la campaña de votaciones de los premios Blogosfera 2017.

    Y sobre las fiestas de navidad, estuve trabajando una vez en una empresa que hacía las fiestas por todo lo alto: Círculo de Bellas Artes, Parque de Atracciones,… Al final, ERE que te crió y todos a la calle.

    Hubiera preferido menos fiestas y un poco más de vista a largo plazo.

    Besos

    Responder

    • Erika Martin
      27 Noviembre, 2017 @ 22:07

      Hola #Jerby,

      me alegro de haberte sido de inspiración para tu campaña de votos. Estaré atenta el jueves a tu blog 😉

      Claro, es que la mentalidad del 90% de las empresas españolas es pan para hoy, hambre para mañana. Aquí se piensa a corto plazo y no a medio o largo plazo. El mejor ejemplo es de las cenas de tu empresa. Como diría alguno para rematar: que me quiten lo bailao’

      Besos

      Responder

  6. marigem
    27 Noviembre, 2017 @ 13:31

    Ayyyyy lo del photocall me ha encantado!!!!
    EN mi familia casi todos reciben cestas así que a última hora tenemos saturación y las cajas de Ferrero Rocher ruedan de una casa a otra, jejeje, en cambio el jamón, el queso y el turrón bueno ya no saturan tanto, jejejeje.
    Besos.

    Responder

    • Erika Martin
      27 Noviembre, 2017 @ 22:04

      qué listos sois en tu casa, Marigem, el jamón y el queso del bueno sí, pero los Ferrero Rocher … esos los endiñáis en regalos reciclados o en amigos invisibles ¿no? Me parto

      Lo del photocall la verdad es que es muy divertido e incluso lo puedes montar en tu propia casa, en el recibidor o en el pasillo, por ejemplo. Ahí te dejo la idea 😉

      Muchos besos

      Responder

  7. Maryasexora
    29 Noviembre, 2017 @ 23:28

    Ay! Dónde quedarán esas cestas de Navidad. Que sí, que ir cargada con ella era un engorro, pero es muchísimo mejor que recibir un termo que por no hacer, ni es capaz de mantener el líquido dentro porque es una mie… bueno, no lo digo que no quiero ser maleducada en tu casa.
    Oye! Me ha gustado mucho la idea de los premios. Sabrás si lo he conseguido poner en práctica porque saldremos en los periódicos, en concreto, en la sección de sucesos😂😂
    Besicos

    Responder

    • Erika Martin
      30 Noviembre, 2017 @ 19:54

      ¿Que te han regalado un termo que se sale? :-O hay que ser cutre jajaja que oye la idea es original, pero muy mal si te pringa el bolso. Para eso definitivamente mejor ir cargada en el metro con la cesta de Navidad.

      Tú propón hacer la entrega de premios el 28/12 y si alguien se ofende, puedes decir era la broma del día. Creo que así te salvas de salir en la sección de sucesos del periódico 😉

      Muchos besos

      Responder

  8. Sao Feng
    7 Diciembre, 2017 @ 14:40

    Que se metan la cesta en el mismo sitio que la cena y la fiesta. El trabajo es trabajo y servidor está cansado de hipocresías, borrachos, serviles y correveidiles. Este mismo año, sin ir más lejos, el director de mi empresa se ha quitado totalmente la careta porque nunca voy y me ha dicho que debería acudir “no por celebrar la Navidad, si no me gusta, sino porque él, en estos eventos, necesita respaldo público”. Cita textual que significa, para que nos entendamos, que no se celebra nada, sino que se organiza para que comprobar, con la excusa de una cena, que te dejas mangonear hasta en tu tiempo libre, tanto si te gusta como si o no. Literalmente le dejé con la palabra en la boca porque no me puede echar. No me rebajo ni a contestarle, y mucho menos a asistir, sobre todo, de esa manera. Es vergonzoso que en esta época del año se dediquen a fastidiar a los trabajadores hasta en su tiempo libre…

    Responder

    • Erika Martin
      8 Diciembre, 2017 @ 21:38

      Hola Sao Feng,

      efectivamente, en muchas empresas la cena de navidad sirve solo para aumentar el ego del gran jefe y si no vas posiblemente pongan tu nombre en la lista negra de los traidores. En algunos casos extremos incluso insinúan que te puede costar el puesto. Qué pena, como sino hubiera más empresas en el mundo mundial.
      No hay nada peor que parecer que tienes miedo de esa insinuación porque con cosas como estas sientas el precedente de que hagan lo que quieran (tener trabajando hasta las mil o en tus vacaciones, yendo a eventos a punta de pistola, etc) Por mi parte, te aplaudo por no ir para darle el gusto al jefe porque sí.
      Un abrazo

      Responder

No seas tímid@, deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar en el enlace para ampliar información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: