27 Comentarios

  1. jaqm11
    15 enero, 2016 @ 19:05

    Muchas gracias amiga por permitirme participar en tu blog , ha sido para mí un honor poder aportar a esta forma tan original y divertida de escribir, ya sabes que cualquier parecido con la coincidencia, o es al revés… jejeje.
    Cuídate mucho, sabes que siempre te deseo lo mejor.
    Te envió un gran abrazo y un beso también

    Responder

    • Erika Martin
      16 enero, 2016 @ 10:47

      Gracias a ti por escribir este manual sobre los Homo Auditoris. Estoy segura de que a más de uno y más de dos les van a venir estupendamente tus recomendaciones. El dicho podría ser: la realidad supera la ficción (jeje)

      No es fácil escribir en este tono divertido pero tu lo has bordado, como decimos por aquí. Cuando quieras volver a compartir tus anécdotas del trabajo, ya sabes que tienes este blog a tu disposición 😉
      Yo también te deseo lo mejor, amigo. Besos y abrazos

      Responder

  2. chus
    15 enero, 2016 @ 19:56

    Qué ataque más gratuito a los auditores! 🙂

    Responder

    • Erika Martin
      16 enero, 2016 @ 10:41

      jajaja, Chus, para nada. Josué los ha descrito muy objetivamente 😛
      Buen finde

      Responder

  3. Paula
    16 enero, 2016 @ 06:58

    I have dealt with internal and external auditors and I have no love for either variety. It would be OK if they would come in and examine procedures and documentation, take notes, and make their findings in a constructive manner, but they always present their findings and recommendations in an accusatory manner. You, as the subject of the audit, know this from the start, that it will be the Inquisition all over again!

    Auditors are not sons of bitches, but they are not much different.

    Responder

    • Erika Martin
      17 enero, 2016 @ 16:39

      You are right, Paula. They work always as if they were members of the Inquisition.
      hahaha sons of bitches? I wouldn’t say that, they just want to keep their job but I don’t understand why they are so prepotent. Maybe they learn it in a course at University.
      Have a very nice Sunday!
      Hugs ans kisses

      Responder

  4. Entre suspiros y un café
    16 enero, 2016 @ 13:12

    Yo recuerdo de los auditores que «estudiaron» la empresa donde trabajaba hace unos año… Mäs que tensión por lo que preguntaban, era sorpresa y cansancio. Estuvieron mucho tiempo, fueron departamento por departamente. Unas veces preguntando hasta el más mínimo detalle y tontería, otras simplemente leyendo documentación, lo que en parte era fácil de olvidar que estaban allí…

    No recuerdo cambios, sorpresas ni nada especial tras aquello, no sé decir cómo de bueno sería su trabajo…

    ¡Saludos Erika y Josué!

    Responder

    • Erika Martin
      17 enero, 2016 @ 16:25

      Hola Patri,
      es verdad, algunas veces hacen unas preguntas tan tontas que te sorprenden. Lo peor es que te las hacen varias veces. No sé, debe de ser para comprobar si te desdices y encontrar el pufo por algún lado. Son muy, muy pesados.
      Supongo que algo descubrirán en sus investigaciones. Otra cosa es que luego la Dirección quiera implementar medidas para corregir las «cagadas». Esto es algo que nunca enteré. Les contratan, les pagan una pasta gansa y luego no hacen nada.

      Que tengas muy buena semana. Besos

      Responder

  5. cynthiagrlx
    16 enero, 2016 @ 15:30

    Los auditores son personas con un complejo de superioridad, necesidad de sentirse superior a encubrir sentimientos de inferioridad. He trabajado con algunas personas como eso, son también estrechamente relacionados con los narcisistas. La manera en que yo lo veo es que la única diferencia entre un auditor y un resfriado de cabeza es cómo se escribe la palabra. Simplemente colgar él fuera en el asta de la bandera en el otro lado del edificio de tu jefe. O usted podría colgar a cabo tanto en el mismo mástil. Ahorrar. Gracias para compartir querido hermana {:o)

    Responder

    • Erika Martin
      17 enero, 2016 @ 16:18

      Hola Cindy,
      no sé si son narcisitas pero es verdad que tienen un gran complejo de superioridad. No lo entiendo porque ser auditor es un trabajo más de todos los que hay en el mundo laboral. Además también pueden ser despedidos en cualquier momento. No sé porqué se sienten tan importantes.
      Habría que colgarles del asta de la bandera un rato para que se les bajen los humos y vuelvan a la realidad jajaja
      Gracias a ti.
      Muchos besos

      Responder

  6. Chari BR7
    16 enero, 2016 @ 18:48

    Una descripción divertida, o lo que es lo mismo, una forma de manejar con gusto y sentido del humor una situación espinosa. Yo no he tenido la «suerte» de conocer a este tipo de sujetos, pero me han encantado tanto la presentación de los mismos como los diálogos. ¡¡¡Gran trabajo, Erika!!! Un beso enorme y que tengas un genial fin de semana

    Responder

    • Erika Martin
      17 enero, 2016 @ 16:14

      Hola Chari,
      si no los has conocido, has tenido mucha suerte. Son muy cansinos con sus investigaciones pero lo peor es esos aires de grandeza que se gastan. Son la personificación de la arrogancia en la mayoría de los casos.
      El mérito del post es de Josue. Me alegro mucho de que hayas pasado un rato ameno leyéndolo.
      Besotes y que tengas una tarde fantástica

      Responder

  7. marigem
    16 enero, 2016 @ 20:20

    Jajajaja, qué bueno, me he reído un montón. Supongo que es imprescindible informar si no te lavas las manos al ir al baño o te sacas un moco hablando por teléfono, sin esa información uno no está completo.
    Un besito y buen finde.

    Responder

    • Erika Martin
      17 enero, 2016 @ 16:11

      Estos tíos son peor que la Gestapo, Margiem. Informan de todo, todo jajaja
      Muchos besos y feliz domingo

      Responder

  8. Óscar
    17 enero, 2016 @ 21:46

    Mi empresa es tan chula que se audita a sí misma, y aún así se pone pegas y se cobra demasiado… Un buen análisis! Un abrazo a los dos!

    Responder

    • Erika Martin
      18 enero, 2016 @ 20:47

      Ale, qué empresa más chula, Oscar. Ella se guisa y se lo come todo :O
      Muchas gracias. Besos

      Responder

  9. Mirta
    19 enero, 2016 @ 13:23

    Muy buena la calificación de los auditores jajaja!! Creo que aquí los mas temidos son los del estado, entran en negocios, pequeñas empresas y según el grado de corrupción del gobierno de turno, siempre terminaron en arreglos por dinero o te cerraban el negocio o lo que fuera!!! Se los reconoce fácilmente, van con traje ,un atache y la cara de culo!! Buenisima la entrada! Un gran abrazo a los dos, besos

    Responder

    • Erika Martin
      20 enero, 2016 @ 22:24

      Hola Mirta,
      es que el dinero lo arregla todo ¿eh? corrupción hay en todas partes. Si yo te contara de España, podría escribir un libro jaja
      Lo de la cara de culo es genial. Todos la llevan. Qué bueno.
      Muchas gracias, guapa.
      Besos y abrazos

      Responder

  10. ramrock
    20 enero, 2016 @ 14:09

    Ja 😆 ja 😆 ja 😆 ja 😆 ja 😆 Menos mal que yo a lo máximo que he llegado es a «Oficial de Procurador de los tribunales», Administrativo y Tecnico de Administración (que es lo mismo que Administrativo pero en la administración –¡¡ojito conmigo!!, fuí Tecnico de Administración en la C/ Alcalá nº 6, useasé, el Ministerio de Hacienda 😆 😆 😆 😆 😆 durante 13 meses. «Contratado Laboral Interino») y nunca tuve ninguna de esas.

    Lo máximo que he llegado a ver es una inspección de Hacienda en los 80, cuando estaba en una PYME pero a mi ni me afectaba, eso era cosa de los de Contabillidad, jojojojojojojojojojoooo.. Pero bueno, por lo que veo, eso es para la gran empresa mas que nada ¿no?

    La verdad es que me recuerdan a los de «Asuntos Internos» de las series policiacas.

    Por cierto, veo que es de otro blog ¿se puede coger?, naturalmente, al publicarlo, citaré la fuente que irá además convenientemente «linkeada».

    Have a beautiful hump day 😉

    Responder

    • Erika Martin
      20 enero, 2016 @ 22:09

      ¿Me estás diciendo que en el Ministerio de Hacienda no había auditorías? :O ahora entiendo algunas cosas de la Administración jajaj
      «cosa de contabilidad» jajaja me parto. Eso es lo que pensamos todos cuando vemos aparecer a los auditores y no estamos en ese departamento.

      Qué educado te has vuelto jajaja ¿ahora preguntas si puedes coger el post o las imágenes? ajaja pues claro!! 😛

      Have a nice day, my friend 😉

      Responder

      • ramrock
        20 enero, 2016 @ 22:30

        En mi departamento y mientras yo estuve, no vi ninguna.

        Yo estaba en «Oficilia Mayor – Recepción y expedición de mensajeria y paqueteria y motoristas»

        Es decir, era algo así como un «Jefe de Tráfico» en una empresa de mensajeria, yo estaba en mi mesita (además al lado del Bar, jaaaaaaaaaaaaaaajajajajajajajajajaaaaaaa …¡¡TREEEMEEENDOOO!!!) con mis rutas y mis listines y conmigo estaba la gente mas pasota y divertida del ministerio, LOS MOTORISTAS, jejejej, ya sabes, los mensajeros del Ministerio con sus «Vespas» con matricula del PMM.

        Como en el famoso chiste de Forges, jugabamos a las cartas, jis jis jis jis (y al ajedrez, que yo soy muy mio) y de música, rock, naturalmente.

        En cuanto a la categoria laboral, la dicha, «Técnico de Administración», cotizaba en el grupo 5.

        Responder

        • Erika Martin
          20 enero, 2016 @ 22:50

          qué bien te lo pasabas ¿eh? y encima al lado de un bar. No sabes tu ni nada 😉
          jajaj ya me extrañaba que no me metieras una cuña de rock 😛
          Lovey night!

          Responder

          • ramrock
            20 enero, 2016 @ 22:54

            De uno no, del.

            Era la cafeteria-bar-restaurante del propio ministerio, allí en el patio de la planta baja, jejejejejeejee.

            Precios muy competitivos 😉

            Lovely night.

            Responder

  11. Consciencia y Vida/Magazine
    20 enero, 2016 @ 19:58

    ¡Menuda especie de buitres son estos auditores! Me ha parecido muy interesante esta nueva iniciativa, Erika, de incluir en tus Anécdotas a este buen colaborador: Josué, quien nos ha terminado explicando con todo lujo de detalles como tratar a estos auditores, los dos tipos que hay: «ojetes» y «super ojetes» …ja,ja,ja ¡el colmo es que encima usen gafas! ..je,je,je,je
    Por supuesto ¡mejor será no encontrarlos por los pasillos, merodeando como sabuesos!

    Abrazos para los dos y que tengas una fantástica semana!!

    Responder

    • Erika Martin
      20 enero, 2016 @ 22:03

      Genial que te haya gustado el post de Josué sobre los ojetes y super ojetes. Estos tipos son peor que sabuesos, no se les escapa una a los tíos. No son gafas sino lupas para verlo todo al detalle.
      Un abrazo muy fuerte, guapa.
      Feliz semana!

      Responder

  12. Recuerdos de Primeras Experiencias
    19 septiembre, 2018 @ 04:24

    Gracias Josué y Erika por recordar «muchos años atrás» cuando recién tuvimos las primeras experiencias como que estaba en un espejo en la medida que leía sus divertidas anécdotas.

    Los felicito.

    Responder

    • Erika Martin
      19 septiembre, 2018 @ 19:11

      Genial que te hayas visto reflejada en este post.
      Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo

      Responder

No seas tímid@, deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de mi política de cookies. Puedes pinchar en el enlace para ampliar información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: