31 Comentarios

  1. Josue A
    14 Enero, 2017 @ 03:12

    Muy buen post como todos los que escribes amiga. Que te digo acabo de mandar los bonos a autorización justo hoy … y para nada soy un jefe cabroncete … jajaja Ojalá piensen lo mismo mis empleados (Si no los corro) jejeje
    Acá en México no es muy común pagar bonos, muy pocas empresas lo hacen, y es que en algunos casos no te bajan el sueldo porque no pueden …
    Y a ti como te fue con tu bono? Seguro que tu llenas tu propio reporte, y quitas a los que te caen mal, eso de ser asistente de dirección tiene sus ventajas …
    Te mando un gran abrazo y muchos besos.

    Responder

    • Erika Martin
      14 Enero, 2017 @ 12:39

      No creo que seas un jefe cabroncete, seguro que tu valoras el esfuerzo que hizo cada uno de tus colaboradores en intentan conseguir hacer los objetivos.
      Me temo que en España ocurre como en México. Esto de los bonos es más de grandes empresas y la mayoría de las empresas de aquí son PYMES.
      Pues sí, cada enero me toca rellenar a mi el formulario de los objetivos (que llevo poniendo los mismos desde hace años jajaj) y luego mi jefe pone los porcentajes de cada uno (que también es el mismo desde hace años). Nos da pereza a los dos
      Un abrazo muy fuerte, Josué y muchos besos

      Responder

  2. Raquel
    14 Enero, 2017 @ 11:42

    Hola Erika! en mi caso , mi profesión de administrativa, no existen esos bonos, tu objetivo es que la contabilidad esté al día y que al terminar el año, antes de la fecha de presentación de cuentas anuales, esté el ejercicio cerrado, mi bono es un descanso interior que te queda cuando ya ha terminado esa fecha y has llegado a tu objetivo.
    De los únicos bonos que he oído son los de los dependientes de comercio o comerciales.

    Bueno te felicito por tu post, a ver si este año conseguimos los retos personales: Adelgazar y todo los demás, jajajaj.

    Recomiendo comer sanamente y lo justo que se necesite, nada de repetir platos, no es necesario una dieta extricta, es sencillo, ahh y caminar eso sí , mucho todos los días al ser posible, así se puede conseguir ese objetivo.

    Un abrazo Erika!!

    Responder

    • Erika Martin
      14 Enero, 2017 @ 12:53

      … y llevar la contabilidad al día no es moco de pavo, Raquel, que luego llegan los cierres contables y casar el haber y el debe lleva muchas horas. Es normal que te quede es descanso interior cuando lo has cuadrado todo.

      Qué buena recomendación haces con la dieta y el ejercicio moderado. Pienso que con evitar excesos tanto en la comida como en el deporte, ya tenemos mucho camino hecho para conseguir bajar esos kilos que hemos ganado en las Navidades ?

      Un abrazo!!

      Responder

  3. Conxita Casamitjana
    14 Enero, 2017 @ 13:33

    Hola Erika,
    Yo no me hago grandes propósitos, bueno no me hago ninguno porque no creo mucho en esos buenos propósitos que se olvidan al cabo de unos días, así que cuando algo me interesa lo hago inmediatamente.
    Me has hecho pensar en una frase que me dijeron hace un tiempo y que me encanta, un objetivo es un deseo con patas, sin las patas se queda en un buen deseo pero no avanza.

    Los objetivos profesionales son un buen elemento de motivación si están bien planteados, son asumibles y realistas pero influye mucho si tienes un buen jefe, si tienes un cabroncete como tú dices (muy suave me parece) es antimotivador porque son gente permanentemente insatisfechos y nunca de nunca jamás acostumbran a reconocer el trabajo bien hecho y eso, como bien dices desmotiva y mucho.

    Me alegro de ese buen entente con tu jefe, seguro que sabe lo que vales y ya que se tiene que trabajar, importa hacerlo a gusto..

    Me pasaré a ver ese artículo que has hecho.
    Un besazo

    Responder

    • Erika Martin
      14 Enero, 2017 @ 16:07

      Hola Conxita,

      eres una chica de acción ¡eh? pensarlo y hacerlo ?? Eso es lo que funciona y no apuntarlos en una lista.
      Me encanta la frase de “un objetivo es un deseo con patas …” Qué gran verdad.
      En cuanto al trabajo, no puedo estar más de acuerdo contigo. El cumplimiento de los objetivos (y bueno, el desempeño de tu trabajo en general) depende mucho del tipo de jefe que tienes. Si es uno insatisfecho, al final lo que logra es que te quemes.

      Te aviso de que es el otro artículo es muy largo y no tiene imágenes, colorines, emitoconos ni nada. Es muy útil pero va sin “anestesia” ? A pesar de eso, espero que te guste.

      Un besazo y muy buen fin de semnana

      Responder

  4. marigem
    14 Enero, 2017 @ 14:11

    ¡¡¡¡Hola!!!! Yo no era de propósitos hasta hace un par de años, pero los míos son “morales”. Dietas y demás no hago(cuando tengo problemas adelgazo, voy al revés, jejeje), y lo de ser runner lo hago porque necesito moverme por falta de sueño, que duermo mal, pero sin objetivos, si corro mucho guay y si no corro pero camino guay también.
    Los del trabajo, uffff, este año es tener estabilidad económica, sin más, que por aquí los incentivos no se estilan demasiado, ainnnns.
    Besos.

    Responder

    • Erika Martin
      14 Enero, 2017 @ 15:55

      ¡Hola Marigem!

      bueno, pero al menos te pones objetivos y más o menos los vas cumpliendo o los metes como rutinas diarias. Eso ya es algo. Yo no me hago ninguna lista de nada jaja con la del trabajo ya es más que suficiente ?
      Si no se estilan por tu tierra mejor jajaaj porque es trabajo adicional que te quitas, y evitas mucho estrés y horas extras.

      Muchos besos!

      Responder

  5. ramrock
    14 Enero, 2017 @ 15:27

    ¿Ves? Yo nunca he tenido ni tengo ese problema, siempre me digo “voy a seguir a mi p… bola” y funciona 😆 😆 😆 😆 😆

    ¿Que tal un poco de música para el finde?: https://youtu.be/Ae829mFAGGE

    null

    Responder

    • Erika Martin
      14 Enero, 2017 @ 15:58

      ¿Te refieres a que nunca te has hecho una lista de propósitos personales? ¿a que nunca te pusieron objetivos en el trabajo? ¿o a que como ya estás jubilado te salvas de los del trabajo? uy, cuantas preguntas te he hecho en un momento ?

      Me encantan los “guinea pigs” ?
      Lovely weekend, my friend

      Responder

  6. Mamen Piriz García
    14 Enero, 2017 @ 21:18

    Yo no me marco objetivos, es una tonteria. Cuando trabajo llego reventada a casa y solo quiero sentarme y sofá. Intento no quedarme dormida y siempre tengo algo entre manos. Cuando tengo fiesta intento caminar más, que en los días que trabajo. Tengo 30 minutos andando hasta mi trabajo y eso ya es ejercicio. Cuando levantamos a los ancianos hacemos pesas y ejercicio con la grúa y eso saca músculos. cuando les colocamos en la silla nos agachamos y eso nos dá a veces lumbago. O sea que en casa le doy a los dedos para que no se me agarroten. Intento salir de la monotonía cuando tengo varios días de fiesta. Pero en invierno el frío me deja paralizada sobre todo esta semana que está haciendo malísimo y nieva. Para la semana que viene hay aviso de frío siberiano, me toca trabajar de noche así, que pasaré frío al ir y venir al trabajo , pero bien abrigada saldremos. Un abrazo

    Responder

    • Erika Martin
      14 Enero, 2017 @ 22:18

      Hola Mamen,
      tu eres de las mías jejeje sin objetivos. Tenemos el mismo concepto de ejercicio, tu yendo andando a trabajar y yo subiendo y bajando a pie las escaleras de metro. Además con tu trabajo ya tienes suficiente “deporte” Cuídate ese lumbago. Es lógico que cuando llegues a casa, solo quieras sentarte en el sofá.
      Sí, dicen que a partir del domingo hará más frío todavía. Abrígate muy bien para salir a la calle, sobre todo por la noche.
      Un abrazo muy fuerte!

      Responder

  7. ramrock
    14 Enero, 2017 @ 21:25

    A todas, jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaajajajajajajajajajajaaaaaaa
    https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/originals/98/0e/d2/980ed2bc0bca88060cea63d4a994a2e1.png

    Responder

  8. Mirta
    14 Enero, 2017 @ 21:28

    Mi querida Erika, como siempre excelente e interesante!! Creo que los jefes, son cabrones de nacimiento, sino no serian, lo que son, fallan y es porque es mas difícil, si te dan 20 objetivos anuales, todos juntos el mismo día, que si los reparten en 2 o 3 veces con unos días de diferencia! Hay muchas personas muy capacitadas, que la cantidades la apabullan!
    En mi caso que ya no tengo jefes, las cosas las resuelvo, una a la vez! La dieta como objetivo, nunca se debe poner! No conozco a nadie que baje de peso bajo presión jajajaja
    Que tengas un fin de semana, tibio y soleado, tomando una deliciosa taza de chocolate con churros!! Un abrazo grandee, besazo

    Responder

    • Erika Martin
      14 Enero, 2017 @ 22:26

      Hola Mirta,
      qué curioso, no tengo ningún argumento para llevarte la contraria en eso de que los jefes son así de nacimiento ??
      Haces bien en resolver una tarea y luego otra. La multitarea está sobrevalorada pero no es eficaz. Yo tampoco conozco a nadie que haya adelgazado bajo presión jajaja
      Esa taza de chocolate calentito me va a venir muy bien, querida, está llegado una ola de frío siberiano a España con temperaturas bajo cero y nieve. Pensar que allí estás ahora en pleno verano ☀
      Te deseo muy buen fin de semana y que lo disfrutes mucho. Un suuuper abrazo y muchos besos

      Responder

  9. Carmen Ferreira
    14 Enero, 2017 @ 21:38

    Hola!! jo lo de los propósitos no lo hago desde hace mucho, al final gracias a ellos engordo, me lesiono o pillo algún vicio raro… así que prefiero seguir mi trote cochinero vital que más o menos me ayuda. No como las uvas ni siquiera porque como lo hago en casa de mis suegros, si mis deseos se cumplieran no sabría como explicarlo a la poli.
    Yo a esos objetivos laborales los llamo proposiciones deshonestas porque siempre implican marrones inalcanzables, pero desde que descubrí la manera de evitar proposiciones pendejas, (la tuya de pedir formación y programas me gusta mucho) pero hay otra maquiavelica que es calcular el ROI de lo que te piden que hagas, eso da miedo porque si es un capricho mañanero y te lo evalúo como un trabajo de 180 horas… y no lo aprecia ni Peter, deja de parecer buena idea.
    Un saludo!!

    Responder

    • Erika Martin
      14 Enero, 2017 @ 22:33

      jajaja con todos esos riesgos (engordar, lesionarte y enviciarte jaja) no me extraña que no te propongas nada y que continúes con tu trote ¿cochinero? jaja me parto con lo de las uvas, tus suegros y la poli ?? qué exagerada eres jaja

      La idea del ROI me ha encantado, es super malvada y retorcida como lo son los jefes jejeje y además puedes rebatir esa proposición deshonesta con el mismo lenguaje manipulador que ellos utilizan con nosotros, los curritos … qué coco más brillante tienes, Carmen ???

      Te deseo un finde estupendo!!

      Responder

  10. Chelo
    15 Enero, 2017 @ 17:58

    Interesantísimo post y de plena actualidad en estas fechas, Erika. Me ha gustado mucho cómo lo has enfocado para hacernos caer en la cuenta de que no vale proponernos cosas, hay que materializarlas.
    Yo no me suelo proponer cosas físicas o materiales, como ir al gym o a inglés. Mis propósitos son más de tipo anímico, como por ejemplo “intentaré no comerme el coco, que me resbalen más las cosas…” pero te digo yo que es más difícil aún, ya que se trata de actitudes y no de hechos.
    En fin, que tú genial como siempre. Me ha gustado tu particular “lucimiento musical” 😉
    Muchos besos

    Responder

    • Erika Martin
      15 Enero, 2017 @ 23:35

      Hola Chelo,

      jajaja sí, lo de los objetivos se pone de moda en enero y en febrero nos olvidamos todos del tema.

      Del dicho al hecho, hay un trecho y no sirve de nada hacer una lista si luego no nos ponemos en acción. Tus propósitos me gustan más, aunque también requieren más esfuerzo que los físicos. Pienso que ahí entra en juego la personalidad o el carácter de cada uno pej si eres sensible es complicado que no te afecten las cosas.

      Eres la primera que se ha dado cuenta de mi “lucimiento musical” ?

      Muchos besos y que tengas muy buena semana!

      Responder

  11. Pau Company
    17 Enero, 2017 @ 18:00

    Yo personalmente cuando empieza el año, dejo que “fluyan” los objetivos sin buscarlos, ya que mi experiencia me dice que , de hacerlo, no sale a flote ninguno de ellos. Sin embargo y por sorprendente que parezca ( siempre hablando en mi caso personal ), cuando peor parece que va la situación … ¡¡¡¡¡ Rinnnnngggg !!!! suena el teléfono y un nuevo cliente que llega y pide un servicio encadena a otros que recomendados por este que por simpatía resuelven el problema.

    Responder

    • Erika Martin
      17 Enero, 2017 @ 19:46

      Haces bien en dejar que los objetivos “fluyan”, Pau, así no te da ansiedad por conseguirlos jejeje

      Dicen que Dios aprieta pero no ahoga, quizás por eso te suena el teléfono cuando la situación parece que va mal. Y ¿ves? después los encadenas ? Eso es un gran alivio. Me alegro de que te recomienden, eso es que das buen servicio y quedan contentos contigo.

      Feliz semana!

      Responder

      • Pau Company
        17 Enero, 2017 @ 19:55

        Igualmente Erika, dejemonos llevar y, robando tus palabra, que no apriete mucho dios ya que aunque no ahogue uno esta ya algo mayor para tanto apretón. Un abrazo amiga

        Responder

        • Erika Martin
          17 Enero, 2017 @ 20:07

          ?? es verdad, eso de vivir al límite no mola tanto cuando se tiene un negocio. Un abrazo

          Responder

  12. Maryasexora
    17 Enero, 2017 @ 20:25

    Nada, yo ya no me mojo con los prósitos personales, me conozco y los doy por perdidos. Y en el ámbito laboral tampoco es que tengamos objetivos o propósitos, así que mira, esa presión que me quito, jajaja.
    Besico

    Responder

    • Erika Martin
      17 Enero, 2017 @ 22:24

      Me alegra saber que no soy la única que va por la vida sin objetivos personales, Mary.
      ¡Qué suerte tienes de que en el trabajo no te (im-)pongan tareas adicionales! Eso que te quitas de encima.
      Un besazo!

      Responder

  13. davidrubios
    17 Enero, 2017 @ 22:09

    Divertida entrada, Erika. Para mí el año nuevo lo marca julio. En agosto pillo vacaciones y es el momento en el que me pongo solemne con los propósitos. No me marco muchos, y tampoco demasiado extravagantes: escribir y leer más. Bueno, este año el 31 de julio me propuse adelgazar. No esperé al final de las vacaciones. El día 1 de agosto todo relajadito comencé y he logrado dejar casi veinte kilos a día de hoy…. vamos ¡pa comerme me quedao! Sí que intento programarme las entradas de los blogs con antelación… pero como los malos estudiantes al final siempre termino de prisa y corriendo el último día. ¡Saludos!

    Responder

    • Erika Martin
      17 Enero, 2017 @ 22:22

      Hola David,
      objetivos en julio? qué original eres! hay gente que se los marca en enero y muchos también en septiembre con el curso escolar. Me gusta tu idea porque con las vacaciones los piensas más tranquilo.
      wow! 20 kg ?? bravo, te sentirás más ligero que una pluma jajaja
      jaja todo para el último momento … a mi también me pasa de vez en cuando, me pilla el toro y escribo el mismo día de la publicación de prisa y corriendo jaja qué desatre
      Saludos!

      Responder

  14. Holden
    17 Enero, 2017 @ 23:15

    No soy de los que se ponen propósitos pero…
    uno, que tengo desde hace años a largo plazo, lo acabo de cumplir.
    Y el otro es conseguir el trabajo que no logré el año pasado, a ver si esta vez Sí que cumplo el único objetivo de año nuevo que me he propuesto 😀

    ¿Y tú?

    Responder

  15. andrea
    19 Enero, 2017 @ 12:43

    Hola Erika

    No puedes imaginarte lo que me acuerdo de ti en el trabajo, hace como 7 meses cambié de centro, antes estaba en una policlinica como muy de andar por casa, ahora trabajo en una empresa mucho más grande, mucho más empresa, mucho más parecido a todo lo que tu cuentas: con director de oficina, jefe de oficina, equipo técnico, equipo informatico, jefazos que no conozco y dudo que ellos sepan de mi existencia… en fin todo muy “gran empresa”.

    El caso es que yo tambien tengo “objetivos” de estos que cuentas pero son mensuales y la verdad es que se portan bastante bien porque fluctuan entre un 10 y un 25% del salario (en funcion de lo que consiga), segun mi jefe no hay tope, es decir cuanta mayor sea mi media de trabajo máyor será mi incentivo, claro que eso no hay quien se lo crea, todo está calculado jeje.

    ¿la trampa? (creo que siempre la hay) pues que conseguir o no estos objetivos no es cuestión mia, yo poco puedo hacer para conseguirlos, ya podrás imaginar mi cara cuando me pregunta ¿Andrea este mes lo vamos a conseguir? :O

    Además es curioso porque si lo consigo es ¡Andrea muy bien lo hemos conseguido! y si no es ¡Ay que ver Andrea este mes no lo has hecho nada bien!

    Me planteo un post titulado “azañas de una psicologa en la oficina” jajajaja.

    Un abrazo

    Responder

    • Erika Martin
      20 Enero, 2017 @ 22:04

      ¡Bienvenida al mundo de la gran empresa, Andrea!

      A esos jefazos no les conocerás porque están siempre encerrados en su despacho o en reuniones, haciendo como que trabajan mucho y tomando decisiones super importantes ?

      No me imagino qué objetivos te han puesto. ¿Buscar pacientes? ¿Incrementar el número de consultas de pacientes? Pienso que en los objetivos siempre hay trampa. Me encanta eso de “nosotros” para lo bueno y “tu” para lo malo. Es tan típico jajaja.

      Es una idea genial lo de escribir ese post. Estaré atenta a tu blog, no me lo puedo perder ?

      Perdona por el retraso en responder tu comentario. Un super abrazo y que tengas muy buen fin de semana!

      Responder

No seas tímid@, deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Puedes pinchar en el enlace para ampliar información.plugin cookies

CERRAR
A %d blogueros les gusta esto: