22 Comentarios

  1. Leonardo Damian Pavoni
    21 julio, 2014 @ 22:49

    ¡¡Genial!! ¡¡Interesante artículo Amiga!! ¡¡Besos!!

    Responder

  2. Juan Carlos
    22 julio, 2014 @ 00:11

    Genial, yo ya tengo mi tarjeta QR hace bastante tiempo, es más, tengo dos, una personal y otra profesional, pero la gente, al menos en mi trabajo te pide una tarjeta extendiendo la mano, y claro, que haces …. pues en ese caso llevas las de papel también, y seguimos sin ser ecológicos, buén artículo Erika, felicidades, me he reido un rato y he aprendido un poco más sobre las preferencias de las asistentes ejecutivas, besos!!

    Responder

  3. Erika Martin
    22 julio, 2014 @ 20:08

    Gracias, Leo ¡besos!

    Responder

  4. Erika Martin
    22 julio, 2014 @ 20:12

    Muy bien, Juan Carlos, veo que te adaptas a los nuevos tiempos, sin olvidarte de tus clientes esos clientes que prefieren el formato tradicional.
    Me alegra saber que te has reído leyéndome. ¡¡besos!!

    Responder

  5. Maria Del Socorro Duarte
    22 julio, 2014 @ 21:03

    Muy buen artículo querida Ericka,me gusta tu estílo,besitos…!!!

    Responder

  6. Humoreo Luego Río
    22 julio, 2014 @ 22:01

    Vaya odisea de trabajo, tienes con las tarjetas de visita. Me estaba tronchando de risa, cuando contabas lo de las que son inverosímiles. Tuve que dejar de leer un rato, porque no paraba de reirme. Buen y muy divertido relato. Te felicito Erika.

    Responder

  7. Erika Martin
    22 julio, 2014 @ 22:22

    Gracias Maria, es un honor que me leas, besitos!,

    Responder

  8. Chloe Rar
    23 julio, 2014 @ 01:53

    😀 como siempre, estupendo post Erika!, he pasado un muy buen rato, yo todavía no estoy laborando pero leyéndote, me ahorrare muchos problemas. Besos!!

    Responder

  9. Erika Martin
    23 julio, 2014 @ 20:10

    Querida Chloe, espero que mis anécdotas te sean útiles en el futuro, porque hay situaciones totalmente surrealistas. Besos

    Responder

  10. Erika Martin
    23 julio, 2014 @ 20:16

    cómo me alegra que te hayas reído Humoreo; Esa la es la intención, sacarle el lado cómico a mis "desgracias" oficinísticas. Muchas gracias por leerme y comentarme. Besos

    Responder

  11. Roberto Seoane
    26 julio, 2014 @ 17:36

    Muy buen y entretenido articulo Erika, la verdad es que en cuestión de tarjetas de visita existe mucha imaginación pero en mi opinión los que desarrollan Marketing deben tener en cuenta lo practico del producto…. o terminará en la papelera. Saludos.

    Responder

  12. Erika Martin
    26 julio, 2014 @ 21:42

    Roberto, gracias por tu aportación. Efectivamente, yo creo que deberían crear algún tipo de tarjetero para guardar esas tarjetas, algunas super chulas, sin perder de vista que los datos puedan ser siempre consultados fácil y rápidamente

    Responder

  13. Juan Carlos
    28 julio, 2014 @ 09:48

    Una pregunta Erika …… Como sería tu tarjeta de visita? besos!

    Responder

  14. Erika Martin
    28 julio, 2014 @ 14:57

    mi tarjeta sería práctica y simple, incluyendo foto y QR, Juan Carlos. Besos

    Responder

  15. Johann Sparragus
    30 julio, 2014 @ 02:45

    Muy bueno el artículo. Cuantas verdades que se nos pasan por alto a los simples mortales.

    Responder

  16. David López Moncada
    17 enero, 2016 @ 19:52

    Genial Erika. Repertorio exquisito.
    Besos y abrazos.

    Responder

    • Erika Martin
      17 enero, 2016 @ 22:59

      Muchas gracias, David 🙂 Que tengas muy buena semana. Besos y abrazos

      Responder

    • Erika Martin
      20 enero, 2016 @ 22:44

      Muchas gracias, David.
      Besos y abrazos

      Responder

  17. Marisa Rey
    3 mayo, 2019 @ 18:48

    Erika, tal cual! Algunas personas no ponen el nombre de la empresa porque están desempleadas o quieren cambiar de trabajo y las reparten en los encuentros de networking, para luego conectar e intentar echar el anzuelo. La verdad es que hoy en día, se puede conectar en el momento con móvil en mano directamente a LinkedIn. ¡Buen fin de semana!

    Responder

    • Erika Martin
      7 mayo, 2019 @ 17:35

      Hola Marisa,
      en el caso de las tarjetas de visita personales es normal que no pongan el nombre de la empresa. En los networkings ha visto de todo, pero al final en estos casos es cierto que lo más rápido es decir tu nombre y conectar con el móvil en la mano en LinkedIn y en otras redes sociales. Que digo yo que para eso, no es necesario tener tarjeta de visita 😉
      Siento el retraso en responder, estuve medio desconectada durante el puente.
      Un abrazo

      Responder

  18. Inés
    7 mayo, 2019 @ 16:53

    ¿Una pinza de la ropa? ¿en serio?? ¿estamos locos? Hace años entré en una oficina donde tenían una maquinita que escaneaba las tarjetas de visita y las metía en los contactos de outlook, como la app que existe ahora pero en plan prehistoria… Por favor, que alguien les dé un premio o algo… XD Fue un antes y un después…

    Responder

    • Erika Martin
      7 mayo, 2019 @ 17:42

      Algunos están muy locos, Inés. Una pinza de la ropa podría pasar, pero ¿qué me dices de esos que tienen una tarjeta puzzle que tienes que montar para averiguar sus datos? ¿o de los que tienes que inflar un globo? ¡puff! Esas apps que comentas son maravillosas, la cantidad de tiempo que nos ahorran … por no hablar de que evitan que te dejes los ojos leyendo tipografías claras en papel brillante o los pulmones inflando los globitos jajaja
      Un beso

      Responder

No seas tímid@, deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de mi política de cookies. Puedes pinchar en el enlace para ampliar información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: