10 Comentarios

  1. Óscar
    21 enero, 2020 @ 21:12

    Qué pesadilla de persona, es cierto que hay mucha gente a la que el poder no le sienta nada bien, se creen que, discúlpame la vulgaridad, no cagan sentados, o que un tiro en el entrecejo no les mata como al resto de humanos… Por desgracia, hay muchos más seres así de los que nos imaginamos, y la lástima es que no todos vuelven a bajar la escalera de la fama. Besitos

    Responder

    • Erika Martin
      21 enero, 2020 @ 22:26

      Las personas de esa categoría no cagan ni sentados ni de pies jajaja Es curioso cómo olvidan que todo lo que sube, baja en algún momento. La torta que se meten es una cura de humildad genial 😈
      ¡Muchos besos, Óscar!

      Responder

  2. MC
    21 enero, 2020 @ 22:45

    Me ha encantado real como la vida misma!! Jajaja . Justo estoy viviendo ese «ascenso» y tengo claro que humildad ante todo.😉

    Responder

    • Erika Martin
      22 enero, 2020 @ 13:29

      Tan real como que tuve que soportar a esa reina durante varios meses, comiéndome sus marrones (porque el trabajo que ella no hacía me tocaba a mi hacerlo) y sus malos modos.
      Si estás subiendo al Olimpo de los Dioses, MC, no te dejes la humildad por el camino.

      Responder

  3. Inés
    22 enero, 2020 @ 09:24

    Buenos días y muchas gracias Erika!. La verdad es que soy nueva en tu blog y me siento más que identificada con las anécdotas que compartes. Me encantan todas vuestras aportaciones, además que cuando hago un kit-kat, me paseo por el blog un ratito…..
    Pues si, me ha pasado, justamente con 2 ex-amigas. Éramos un grupo de 5 amigas y 2 de ellas pasaron a ser asistentes de un político y claro, ya estaban en otro nivel (en la NASA; o en la ONU……algo así porque no me lo explico). El trato desde entonces fue de lo más variopinto: soberbia, desplantes y arrogancias. Finalmente, les costó la amistad porque hoy en día estamos todas separadas. Además, fíjate cómo es el karma, que hoy en día ya ninguna de las 2 son «las secres», ya sabéis cómo es esto, cambia la política y te bajan del pedestal rapidito porque eres una más en la cola del paro. Aún así, por lo que me han llegado a mis oídos, creo que ni así han cambiado, siguen en el trono porque alguien las colocará en otro lado…..en fin…. . La verdad es que como dices, no lo entiendo porque soy asistente y el trabajo no es nada agradecido, más bien todo lo contrario.
    Un abrazo para todas y buen día!

    Responder

    • Erika Martin
      22 enero, 2020 @ 13:39

      ¡Hola Inés, bienvenida al blog!

      me alegra saber que te gusta y que lo lees en tus momentos «kit-kat»:-)

      Normal que con el tiempo rompieras amistad con las dos secretarias. Son gente tóxica que generalmente termina sola. El karma siempre está ahí para ponerlas en su sitio jejeje. Asistentes de políticos y también las de empresas multinacionales: cada 3 o 4 años hay elecciones o rotación de puestos directivos, y tienen todas las papeletas para perder la corona y el trono.

      Me quedo con tu frase «el trabajo no es nada agradecido» Tienes más razón que un santo.

      Un abrazo y muy buen día para ti también

      Responder

  4. Marisa Rey
    22 enero, 2020 @ 18:33

    Erika, y cómo se tomó la pérdida de corona? Aún debe estar criticando a todos! Qué paciencia!

    Responder

    • Erika Martin
      22 enero, 2020 @ 18:55

      Yo creo que le sentó peor que no le dieran el bonus ni la subida de sueldo. Después de regresar a «sus orígenes», un día me comentó que estaba mejor ahí porque en Dirección había que trabajar mucho … Quizás pensó que solo había que pasear por el pasillo con la corona puesta, jajaja.
      Un abrazo, Marisa!

      Responder

  5. Lulú
    19 febrero, 2021 @ 23:10

    Hola Erika, te felicito por la página y gracias por compartir tus experiencias. Me siento muy identificada y al mismo tiempo es bueno saber que este tipo de vivencias con jefes y compañeros se repite en otras oficinas y partes del mundo.

    Yo tuve una compañera que, lamentablemente me recomendaron para reemplazarme por un tiempo. Uno de mis jefes, que era un idiota, por decir lo menos, no encontró mejor forma de vengarse de mí, colocándola al lado mío, desplazando funciones para lo cual fui contratada al comienzo. (¿Venganza de qué? De haberle enrostrado la falta de respeto por su acoso) Y esta mujer se creía reina, tal como la describes. Pero no sólo eso, era muy cínica y maltratadora. Pero no se le podía decir nada, pues se erizaba por cualquier cosa. Fueron años de mobbing que al final, junto con otras razones, decidí no querer seguir soportando y me fui.

    No he aceptado ofertas de trabajo similares.

    Responder

    • Erika Martin
      20 febrero, 2021 @ 20:38

      Hola Lulú, gracias por las felicitaciones. Descubrir que lo que te pasa a ti en la oficina ocurre en las demás empresas de cualquier parte del mundo, es un alivio mental 😅

      Siento que pasaras por aquella mala experiencia con esa bruja y ese jefe. El mobbing es un tema muy serio y las secretarias lo sufrimos con mucha frecuencia, especialmente en Dirección General. Muchas terminan odiando trabajar en ese entorno y cambian de profesión.

      Fuiste muy valiente en dar el paso y dejarles ahí plantados. Comprendo perfectamente que no hayas vuelto a aceptar ofertas similares.

      Responder

No seas tímid@, deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de mi política de cookies. Puedes pinchar en el enlace para ampliar información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: